Blanqueo masivo en la Gran Barrera de Arrecifes
Detalle del blanqueo masivo que sufre la Gran Barrera de Arrecifes, el mayor sistema coralino del mundo situado en el noreste de Australia, em Vlassof Cay (Australia). WWF / Biopixel Handout / EFE

Los arrecifes de coral corren el peligro de desaparecer en todo el trópico por culpa del calentamiento global, según un estudio publicado por la revista Science. El estudio señala una reducción "dramática" del tiempo entre los episodios de blanqueamiento de corales en una misma zona. Esto amenaza la existencia futura de estos ecosistemas, que son el medio de subsistencia de millones de personas.

Para llevar a cabo el estudio, un equipo internacional de investigadores midió por primera vez la creciente tasa de blanqueamiento de los corales en todo el trópico en las últimas cuatro décadas. "El tiempo entre los eventos de blanqueamiento en cada ubicación ha disminuido cinco veces en las últimas tres décadas, desde una vez cada 25 años en la década de los ochenta a un promedio de una vez cada seis años desde 2010", apuntó el autor principal del estudio, Terry Hughes.

El director del Centro de Excelencia para Estudios de Arrecifes de Coral (Coral CoE) explicó que el blanqueamiento masivo de corales era algo "inaudito" en la década de 1980. "Los episodios repetidos de blanqueamiento a escala regional y la mortalidad masiva de corales se han convertido en la nueva norma en todo el mundo a medida que las temperaturas siguen aumentando", subrayó Hughes.

El informe presentado demostró que las temperaturas de los mares tropicales son más cálidas actualmente que la media de lo que eran hace 40 años durante los períodos de El Niño. El blanqueamiento de corales es una respuesta al estrés causado por la exposición de los arrecifes de coral a las temperaturas oceánicas elevadas.

"Cuando el blanqueamiento es severo y prolongado, muchos de los corales mueren y se necesita al menos una década para reemplazar incluso las especies de más rápido crecimiento", indicó otro de los investigadores participantes en el estudio, Andrew Baird.