Autobuses TIB en la estación Intermodal
Autobuses TIB en la estación Intermodal CAIB

El sindicato ha manifestado en un comunicado este viernes que "en reiteradas ocasiones" la Sección Sindical de la Federación de Construcción y Servicios de CCOO en Trablisa ha reclamado a la empresa adjudicataria chalecos anti cortes-anti pinchazos con los que poder trabajar con unas mínimas condiciones de seguridad.

Sin embargo, han asegurado que la empresa ha estado "más interesada en reducir costes que en la integridad de sus trabajadores" y que, por lo tanto, ha desoído "alegremente" los continuos requerimientos de CCOO.

Desde el sindicato han explicado que actualmente, los vigilantes de seguridad disponen de seis chalecos pese a que en plantilla hay más de 30 trabajadores.

"Estas deficiencias en materia de seguridad en el trabajo y la desidia de la empresa adjudicataria revisten tal gravedad que CCOO se ha visto obligada a elevar el asunto a la Dirección de SFM y a la Conselleria de Trabajo", han manifestado.

En este sentido, CCOO ha criticado que tanto por parte de SFM como por la Conselleria se han "limitado a eludir el problema, lo que les convierte en cómplices de la flagrante omisión de la empresa concesionaria".

Por todo, han exigido a SFM y al Govern que en los pliegos de condiciones venga reflejado la dotación de los chalecos anti-pinchazos para todo el personal de seguridad privada que presten servicios en SFM, y han solicitado que "de manera inmediata" se les doten de los chalecos a todos los vigilantes.

El sindicato ya ha avanzado que la concentración del 11 de enero "no será sino que la primera de una serie de movilizaciones, que no van a parar hasta que Trablisa y SFM adquieran conciencia de que, por encima del dinero, está la seguridad de los trabajadores".