Según ha informado la Policía Local, los hechos ocurrieron sobre las 23,30 horas de este jueves, cuando se comisionó una unidad para que se trasladase a Camiño dos Enxidos, en Cabral, donde se había producido un incendio.

Al llegar al lugar, el propietario de la vivienda manifestó que el fuego, que ya estaba apagado, se había originado cuando su hijo de cuatro años jugaba con un mechero que encontró en la cocina y prendió fuego a una pequeña manta, que dejó caer en un sofá al asustarse.

El niño acudió junto a su hermana de 13 años, y ésta, al oler y ver entrar humo a su habitación, alertó a su padre, quien cogió una manguera y, después de romper el cristal de la puerta, procedió a sofocar el incendio y a sacar a sus dos hijos de la casa.

Como consecuencia de lo ocurrido, el hombre sufrió quemaduras leves en las manos, y los daños materiales afectaron al mobiliario y la instalación eléctrica. Finalmente, una dotación de bomberos valoró que no había riesgo de que se reprodujese el fuego.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.