Daños provocados por el temporal.
Daños provocados por el temporal. EUROPA PRESS

El frente que ha atravesado Galicia en la madrugada de este viernes ha dejado precipitaciones y rachas de viento de más de 100 kilómetros por hora, aunque no se han registrado incidentes graves, según han informado a Europa Press fuentes del 112.

Así, según el servicio de emergencias, se han recibido avisos por bolsas de agua y desprendimientos de tierra en algunas carreteras, pequeñas inundaciones puntuales en calles, y otros percances menores, "nada grave", como fue el caso de la carretera de Couciero a Senande, en Muxía (A Coruña), donde una gran bolsa de agua obligó a cerrar el vial al tráfico para evitar accidentes.

En las últimas horas, según informa Meteogalicia, se han alcanzado rachas de viento cercanas a los 100 kilómetros por hora en zonas del litoral gallego, como en el municipio coruñés de Vimianzo (98,8 km/h), o en el pontevedrés de Bueu (92,7 km/h). En áreas del interior se ha llegado a los 132,2 km/h en Carballeda de Valdeorras (Ourense).

Con respecto a las precipitaciones, según los registros de Meteogalicia, los valores más elevados de las últimas horas se registraron en Poio (Pontevedra), con 36,7 litros por metro cuadrado; seguido de Cariño (A Coruña), con 35,8 l/m2.

Ya durante la jornada del jueves se registraron en Galicia rachas de viento de más de 100 km/hora en Cuntis (Pontevedra) y 94,8 km/h en Manzaneda (Ourense); y precipitaciones que llegaron a 38,6 l/m2 en Forcarei (Pontevedra).

FLOTA AMARRADA

Por otra parte, debido a las condiciones meteorológicas, la mayor parte de la flota de bajura permanece amarrada en los puertos gallegos, y solo han salido a faenar algunos barcos de los pósitos lucenses de Burela y Celeiro, así como mariscadores que trabajan al abrigo del interior de las rías.

Los servicios de emergencia mantienen activada la alerta amarilla durante la jornada de este viernes en el litoral, con previsión de olas que pueden alcanzar los 4 ó 5 metros de altura, y mar de fondo del Noroeste. La alerta pasará a naranja a partir del mediodía.

Asimismo, se establece aviso amarillo para las montañas de Lugo y Ourense, por posibles acumulaciones de nieve superiores a los cinco centímetros durante toda la jornada.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.