Nevadas en Cantabria
Dos vecinas de Reinosa caminan por una de las calles de la localidad en medio de una de las nevadas que afectan a Cantabria. Esteban Cobo / EFE

La borrasca que ha entrado por el oeste deja este viernes a diecisiete provincias en alerta amarilla por fenómenos costeros, nevadas, lluvia y viento que afectarán a toda la Península salvo el este, Baleares y Canarias donde no se esperan precipitaciones, informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

A Coruña, Lugo y Pontevedra, en Galicia, se encuentran en alerta amarilla por fenómenos costeros y lluvias y Lugo lo estará, además, por nevadas al igual que Ourense.

La nieve pone también esta jornada de viernes a Asturias, Cantabria y La Rioja en alerta amarilla, y en la primera región hay también alerta amarilla por riesgo de fenómenos costeros.

En Castilla y León, Ávila, Burgos, León, Palencia, Segovia, Soria y Zamora se encuentran en alerta amarilla por riesgo de nevadas, que continuarán durante el sábado aunque ese día se limitarán a la zona más oriental de la comunidad autónoma.

En Andalucía, Almería y Granada se encuentran en alerta amarilla por fenómenos costeros mientras Cádiz lo está por viento.

Nevadas abundantes en amplias zonas de la Península

La Aemet advierte, además, que el sábado se producirán nevadas, que serán abundantes en amplias zonas de la Península, excepto en el oeste de Castilla y León, de Extremadura y de Andalucía donde serán poco probables.

Se espera que sean especialmente intensas en el Cantábrico oriental, Pirineo occidental, Alto Ebro y norte del sistema ibérico, y, a partir de la tarde, en el litoral de Cataluña.

La nieve podrá alcanzar un considerable espesor en zonas de montaña de la mitad norte y áreas próximas, con la cota de nieve que bajará hasta los 500/800 metros en la mitad noroeste peninsular y en torno a los 800/1100 metros en el resto.

Con la alerta naranja existe un riesgo meteorológico importante en fenómenos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales, y con la amarilla no hay riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.

Las temperaturas registrarán un descenso generalizado, pudiendo ser notable localmente en la mitad norte y tercio sureste peninsulares, con heladas en zonas altas, que serán más intensas en los Pirineos.