Rafael Belmonte.
Rafael Belmonte. PP AYUNTAMIENTO DE SEVILLA

Después de que el alcalde hispalense, Juan Espadas (PSOE), atisbase

"elementos en común" entre su proyecto presupuestario para 2018 y las propuestas planteadas por el Grupo popular en materia de gastos e inversiones, los populares han mostrado este jueves su "predisposición a negociar", pero en paralelo han avisado de que el alcalde habrá de elegir "si pactar con la izquierda radical o aceptar el presupuesto alternativo del PP", porque es "incompatible" hacer ambas cosas.

Hablamos de los contactos de los grupos políticos del Ayuntamiento de Sevilla para la aprobación del proyecto presupuestario del Consistorio y sus sociedades y organismos satélite para 2018, que asciende a aproximadamente 960 millones de euros, una cifra similar a la del presupuesto del año en curso, y que de nuevo está marcado por un acuerdo entre el Gobierno local socialista y Ciudadanos, con medidas por importe de casi 50 millones.

En el contexto de tales contactos, pues el PSOE gobierna el Ayuntamiento de Sevilla en franca minoría, el Grupo popular ha promovido su propio "presupuesto alternativo", toda vez que el alcalde socialista ha detectado "elementos en común" entre su proyecto presupuestario y las ideas del PP en materia de gastos e inversiones, aunque ve "cuestiones dudosas" en los ingresos planteados por los populares.

Así, y una vez concertado el apoyo de los tres ediles de Ciudadanos al nuevo proyecto presupuestario, Juan Espadas analiza cómo lograr el apoyo o la abstención de los 12 concejales del PP, los tres de Participa y los dos de IU.

Al respecto, el concejal del Grupo popular del Ayuntamiento hispalense Rafael Belmonte ha manifestado este jueves "la predisposición del PP a negociar con Juan Espadas los próximos presupuestos municipales ante la inminente reunión que mantendrá el portavoz popular, Beltrán Pérez, con el alcalde", aunque ha aclarado que los populares no abogan por un mero "mercadeo de enmiendas". "Queremos corregir la política errática del alcalde a través de nuestros presupuestos alternativos, que permitan sacar a la ciudad de su viaje a ninguna parte", ha dicho.

HAY QUE ELEGIR

En este sentido, Rafael Belmonte insiste en que "el alcalde debe aclarar si quiere hacer un pacto con la izquierda radical o si prefiere las políticas que desde el Grupo Popular abanderamos. Es decir, si quiere políticas económicas de centro derecha que generen empleo, digitalización de la ciudad, conservación del patrimonio, accesibilidad plena, consolidación demográfica, apoyo a las familias, promoción de la natalidad etc. O sin, embargo, prefiere pactar con quienes están más pendientes de posicionamientos ideológicos que de la utilidad pública".

Por eso, ha alertado de que "un acuerdo con IU y Participa Sevilla es incompatible con un acuerdo con el PP, porque sus valores y conceptos son antagónicos a los intereses de la ciudad", toda vez que Participa e IU apoyaron la investidura de Juan Espadas frente a la mayoría simple cosechada por el PP en las elecciones municipales de 2015 y han jugado algún papel en sus dos primeros proyectos presupuestarios.

Finalmente, Rafael Belmonte ha recordado la "difícil" situación del Ayuntamiento en materia de ejecución presupuestaria, aspecto avisado incluso por el reciente dictamen del Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS). "Sevilla tiene un grave problema y es que su presupuesto no se ejecuta. En 2015 sobraron 107,5 millones; en 2016 120 millones; y en este último de 2017 se han dejado de invertir 37 millones", concluye Belmonte.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.