La detención se produjo en el marco de los controles y supervisión realizados por la Policía sobre la venta de las joyas sustraídas en las casas de compro-venta de oro. Así, se detectaron dos transacciones de joyas por parte de la detenida, cuyas gestiones posteriores practicadas por los agentes determinaron que eran de procedencia ilícita.

Ante ello, efectivos policiales procedieron a su detención por un presunto delito de hurto. La detenida, aprovechando la visita al domicilio de las víctimas, por la amistad de sus hijos, compañeros de colegio, se hizo con una llave de la casa o del garaje para posteriormente acceder a la vivienda y sustraer las joyas.

Los agentes han logrado recuperar y entregar a sus legítimos propietarios las joyas sustraída, dos cadenas, un colgante, una esclava, una pulsera y un sello de oro, objeto de una de las ventas, y una alianza, en la otra transacción.

La detenida pasó a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Burgos.