Esta situación implica un nivel de intensidad muy alto, que se mantiene por encima del umbral epidémico por séptima semana consecutiva. La incidencia aumenta en todos los grupos de edad, pero de forma mucho más notable entre los menores de cinco años, según ha indicado el Principado en nota de prensa.

Sigue habiendo un predominio muy claro de virus gripales B, aunque también se ha dado un ligero aumento de los A, y no se esperan cambios significativos. Por otra parte, comienza a detectarse un descenso de los aislamientos de virus.

La previsión es que la demanda asistencial por procesos gripales siga siendo alta, tanto en atención primaria como en los hospitales, aunque con una baja proporción de casos graves, claramente inferior a la de la temporada anterior.

En España, las tasas de incidencia son epidémicas en toda la Península a excepción de Andalucía y Extremadura, donde no se dispone de datos, y en las islas Baleares y Canarias.

Desde el inicio de la temporada se han notificado en total 503 casos graves hospitalizados en 16 comunidades autónomas. De ellos, el 54% son hombres y el 46% mujeres. El mayor número se registra en el grupo de mayores de 64 años (59%), seguido del grupo de 45 a 64 (23%). El 10% de los casos graves hospitalizados son menores de 15 años.

El 89% de los pacientes con información disponible presentaban factores de riesgo de complicaciones de gripe. Entre los adultos, los más prevalentes son las enfermedades cardiovascular crónica y pulmonar crónica y la diabetes. El 74% de los pacientes graves hospitalizados desarrolló neumonía y 139 casos ingresaron en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Consulta aquí más noticias de Asturias.