Las investigaciones comenzaron el pasado mes de agosto de 2017, tras recibir la denuncia de una persona que decía haber sido víctima de un robo con intimidación, en el que le sustrajeron un teléfono móvil de alta gama que intentaba vender a un tercero con el que había contactado a través de Internet.

Las investigaciones esclarecieron diferentes estafas realizadas por un grupo criminal del que formaba parte la supuesta víctima, compuesto por cuatro personas de nacionalidad rumana. Estas utilizaban documentación falsa para financiar la compra de artículos tecnológicos de alta gama, tales como teléfonos, ordenadores y televisores.

En concreto, se han esclarecido tres delitos de estafa consumados, dos delitos de estafa en grado de tentativa, un delito de falsedad documental y un delito de pertenencia a organización criminal.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.