Los dirigentes de Esquerra Republicana no se ponen de acuerdo sobre si existe un plan B en el caso de que Carles Puigdemont no pueda ser elegido presidente de la Generalitat como defiende Junts per Catalunya.

Así, esta mañana el diputado de ERC Gabriel Rufián ha asegurado que el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras es el plan B que se baraja para garantizar un Gobierno independentista en Cataluña en el caso de que el anterior presidente de la Generalitat Carles Puigdemont "no pueda volver" de Bélgica.

"El plan A era el presidente legitimo de Cataluña, Carles Puigdemont. Era restituir a todo el gobierno legítimo de Cataluña, volver al status quo previo al golpe de Estado del club del 155", ha explicado Rufián a los periodistas a las puertas del Tribunal Supremo, donde hoy se celebra la vista de apelación por el recurso de Junqueras contra su prisión preventiva.

Si finalmente ese plan A no se puede materializar, el plan B es el señor Junqueras"Si finalmente ese plan A no se puede materializar, "el plan B es el señor Junqueras", ha anunciado. Rufián ha recordado que Junqueras "es el vicepresidente de la Generalitat y para nosotros lo más parecido, si Puigdemont no puede volver, a restituir al gobierno legítimo seria hacer al vicepresidente presidente, es de puro sentido común".

Al ser preguntado si se está próximo a llegar a un acuerdo para el Gobierno catalán, el portavoz adjunto de ERC en el Parlamento ha señalado que las "fuerzas políticas independentistas catalanas han demostrado desde posicionamientos ideológicos muy diferentes que siempre se ponen de acuerdo, y yo espero lo mejor y estoy convencido de que alcanzarán el mejor acuerdo".

Ha criticado también que medios de comunicación hayan adelantado ya el resultado de la vista de Junqueras. "Una vez más lo sabemos por la prensa madrileña y no hay ningún tipo de justificación, la única justificación es que ha vuelto a ganar lo que representa Oriol Junqueras" en "unas elecciones impuestas desde un despacho de Moncloa".

"Las ha ganado conjuntamente con todas las fuerzas a favor del proceso de autodeterminación catalán, en las peores condiciones posibles frente a una de las mayores maquinarias mediáticas, judiciales y políticas nunca vistas y más sucias de la historia", ha proclamado.

Rufián ha indicado también que se encontraba dando apoyo a su compañero y "amigo" "en representación de todo el independentismo catalán y ha lamentado que él, el exconseller Joaquim Forn y los "Jordis" hayan pasado las navidades en prisión sin poder ver a sus hijos.

A su juicio, "el escarnio es continuado y absoluto" y por ello ha reclamado que los acerquen a cárceles de Cataluña para que sus familias "no tengan que recorrer 400 o 500 kilómetros para verles".

Por contra, Capella asegura que solo existe un plan A

Por su parte, la diputada de ERC en el Congreso Ester Capella ha mantenido, por contra, que por el momento solo existe el plan A con Puigdemont como presidente, que es quien "tiene que tener la posibilidad de revalidar su candidatura a la presidencia de la Generalitat de Cataluña". La integridad del resultado electoral no debe modificarse"

"La integridad del resultado electoral no debe modificarse por cuestiones ajenas al voto emitido democráticamente por la ciudadanía", ha zanjado al ser preguntada sobre la vuelta de Puigdemont a España.

En este sentido, Capella ha asegurado que no existe un "plan B" alternativo si finalmente el candidato de Junts per Cataluña, Carles Puigdemont, no puede asumir a Presidencia de la Generalitat: "No tenemos plan B. El plan A es el que ha estado encima mesa, que Puigdemont es quien es candidato a la Presidencia en estos momentos por el resultado electoral", ha manifestado.

Ester Capella ha apuntado que debe ser la formación de Puigdemont la que explique si el reglamento del Parlamento catalán permite la vía telemática para que Puigdemont asuma la Presidencia estando en Bruselas. Y ha añadido que JxCat está "buscando la manera de poder hacer efectivo" que el expresident asuma su cargo y la "responsabilidad" de ser el líder del Ejecutivo catalán.

La diputada independentista, que ha dicho que en ERC están "a la espera" de ver quién pude asumir la Presidencia en el caso de Puigdemont no pueda, ha señalado que, a su juicio, Puigdemont deberá poder articular su cargo ya que se pudo presentar a las elecciones catalanas del 21 de diciembre.

Y Castellà descarta ir a nuevas elecciones

El diputado electo por ERC y portavoz de Demòcrates, Antoni Castellà, ha descartado que puedan repetirse las elecciones en Cataluña si el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras no sale de prisión o que no se produzca un acuerdo de los independentistas para proponer candidato a la Presidencia.

En declaraciones a las puertas del Tribunal Supremo, donde Junqueras asiste a la vista de su recurso contra la prisión preventiva que le fue acordada el 2 de noviembre, Castellà ha considerado "lógico" que se produzca su liberación si España fuese un Estado "normal".

Además, ha dado por "absolutamente" descartado que puedan tener que celebrarse nuevas elecciones autonómicas si Junqueras no sale de la cárcel, ya que hay un "mandato muy claro" de los 70 diputados "de las fuerzas leales a la república" para llegar a un acuerdo y "dar viabilidad a ese mandato de restituir el Gobierno" catalán. Lo lógico es que le dejen ejercer su derecho democrático de representar a los ciudadanos que le votaron"

Por eso, ha negado la posibilidad de que no se produzca un acuerdo para proponer un candidato a la Presidencia de la Generalitat, ya que van a seguir adelante con el mandato de la ciudadanía en las urnas "que es el desarrollo de la república en un tono de democracia de paz y por tanto de negociación".

A su juicio "no hay ningún delito" en la actuación de Junqueras, que lo único que ha hecho es "obedecer la voluntad del pueblo de Cataluña", que ha considerado "ratificada" en los resultados de las elecciones del 21 de diciembre.

"Lo lógico es que le dejen ejercer su derecho democrático de representar a los ciudadanos que le votaron", ha asegurado Castellà, quien ha añadido que esa decisión del TS "normalizaría lo que es el Estado de derecho normal en un país".