Gato que hubo que sacrificar tras recibir una paliza.
Gato que hubo que sacrificar tras recibir una paliza. LA BRAÑA.

Así, el colectivo, a través de un comunicado recogido por Europa Press, menciona el caso de siete gatos que vivían tranquilamente en un callejón en pleno centro de la villa y que eran cuidados por una vecina, hasta que murieron envenenados. Otro más, propiedad de un vecino, fue también envenenado en la misma zona.

Sin embargo, La Braña denuncia que el "colmo" a estas muertes ha sido la paliza propinada a otro felino de apenas medio año de vida que le dejó moribundo. Los golpes fueron tan brutales que, tras examinarlo el veterinario, se hizo necesario su sacrificio.

Los hechos han ocurrido entre el martes y miércoles y han sido puestos en conocimiento de las autoridades municipales y de la Guardia Civil. Dos denuncias de los vecinos que han perdido sus mascotas han sido interpuestas ante la Benemérita. Se suman así a las que ya se realizaron el pasado año cuando en diferentes partes del casco urbano varios perros y gatos fueron envenenados.

PIDEN UN BANDO MUNICIPAL

Ante ello, La Braña ha anunciado su propósito de presentar una denuncia ante la Fiscalía de Palencia dada la gravedad de unos hechos que se han repetido con trágica frecuencia en esta época. Asimismo, la asociación ha pedido al Ayuntamiento de Barruelo que tome cartas en el asunto procediendo a solicitar la colaboración vecinal para localizar al o a los agresores mediante un bando y solicitando que el Policía Municipal patrulle y vigile las zonas donde existen perros o gatos ante el evidente riesgo que existe de su posible envenenamiento.

De igual modo, piden a la ciudadanía, especialmente a los propietarios de animales, que extremen las precauciones y que avisen de inmediato a la Guardia Civil de Barruelo ante cualquier actitud sospechosa por parte de algún individuo.

Aunque no existen aún pruebas de quién puede haber cometido esta "salvajada", La Braña cree que puede tratarse de algún individuo que viene a pasar estas fechas festivas a la comarca, sin descartar otras hipótesis como la de que sean jóvenes que están en estos días de vacaciones escolares.

En cualquier caso, sea quien sea, "se trata de un cobarde asesino con algún tipo de trastorno psicológico, trastorno que La Braña confía que no sea eximente de culpa cuando sea llevado ante la Justicia", concluye el colectivo.

Consulta aquí más noticias de Palencia.