Barranco del drago
Barranco del drago CEDIDA

El concejal de Cultura, José Carlos Acha, manifestó que estas acciones "han coincidido con la conmemoración del centenario del pintor y se incorporaron en las exposiciones temporales organizadas por el Gobierno de Canarias, realizadas tanto en Tenerife como en Gran Canaria".

Asimismo, las imágenes de las obras restauradas se reproducen en el libro monográfico que ha sido también recientemente editado, informa el Ayuntamiento en una nota.

Acha informó que la experta que ha realizado las labores de conservación y restauración ha sido Isabel Rumeu quien, de acuerdo con las tendencias actuales y las recomendaciones de los organismos internacionales, "ha realizado las mínimas e indispensables intervenciones que, además, han sido lo menos agresivas posibles".

En todo momento, señala, "se ha primado el respeto por la obra y la conservación sobre la restauración, y los tratamientos también han sido reversibles, dando prioridad a la estabilidad y la durabilidad de los tratamientos en el tiempo".

Las principales acciones realizadas en las seis obras fueron, principalmente, la eliminación de la suciedad superficial de la pintura del cuadro y su parte posterior, así como la corrección de las deformaciones de la tela con la colocación de parches en las roturas de la tela y bandas de tensión.

También se limpió y retiró el barniz oxidado, para lo que se empleó limpieza mecánica y química, se quitaron las manchas y se procedió a barnizar la obra con esta caoa de protección final.

Las pinturas que han sido restauradas y sometidas a este proceso de conservación han sido 'Barranco del drago' (óleo sobre lienzo de 94 x 128 centímetros), 'Ruinas de Pompeya/Vía Apia' (óleo sobre lienzo, 100 X 126 cm), 'Isla de Capri/Golfo de Capri, 1905' (óleo sobre lienzo, 128 X 176 centímetros); 'Jardín de Versalles' (Óleo sobre lienzo, 94 X 128 cm), 1906; 'Estudio de paisaje' (Óleo sobre tela, 38 X 34 cm) y 'Paisaje del Pardo' (Óleo sobre lienzo, 99 X 126 cm).

Cinco de las obras intervenidas, que forman parte de los fondos de la pinacoteca, proceden del pensionado otorgado en su día por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife que posibilitó que Juan Botas Ghirlanda fuese a estudiar a Italia.

La sexta obra, un estudio de paisaje también propiedad del museo, se corresponde a una donación particular.