El día de los hechos, una de las mujeres asignadas al Grupo de Vioxen informó al policía encargado de su protección que su expareja estaba comunicándose con ella mediante mensajes y llamadas telefónicas.

El hombre quebrantó la orden de alejamiento y se acercó al Complejo Hospitalario de la ciudad, donde estaba ingresada la mujer, para hablar con ella, pero fue interceptado por los vigilantes de seguridad, por lo que se marchó del lugar.

La Policía estableció un dispositivo de busca que llevó a la detención del autor. El hombre fue trasladado a la Comisaría de la Policía Nacional, donde se instruyó el correspondiente atestado policial.

Actualmente la Policía Autonómica tiene asignada la protección de un total de 228 víctimas de violencia de género, según informa la Consellería de Presidencia.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.