Caso Diana Quer
El Chicle, presunto autor del asesinato de Diana Quer, en los juzgados de Ribeira. EFE

José Enrique Abuín Gey, el Chicle, detenido por la muerte violenta de la joven Diana Quer, ingresará en la cárcel, al ser decretada para él prisión provisional incomunicada y sin fianza.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha informado de su situación procesal después de que este lunes el único arrestado se haya acogido a su derecho a no declarar ante la magistrada del juzgado número tres de Ribeira, en funciones de guardia.

La jueza ha decretado la cárcel porque entiende que, además del historial delicitivo del acusado, existe una posibilidad elevada de riesgo de fuga. Además, hay también riesgo de que se manipulen las pruebas y de que el detenido influya en las declaraciones de los testigos.

Detenido desde el viernes, llegó a los juzgados de Ribeira procedente del cuartel de Lonzas, en A Coruña, poco antes de las 8.50 horas de este lunes, al cumplirse las 72 horas de máximo legal para pasar a disposición judicial. Tras seis horas en el edificio judicial, y después de declinar prestar declaración, la jueza lo ha enviado a la cárcel de Teixeiro.

Casi 500 después de su desaparición el 22 de agosto de 2016 en A Pobra do Caramiñal (A Coruña), la Guardia Civil halló este domingo el cuerpo de la joven madrileña Diana Quer en una nave abandonada de la parroquia de Asados, en el municipio de Rianxo (A Coruña).

Fue el principal sospechoso del caso, José Enrique Abuín Gey, conocido como el Chicle, quien llevó a los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) hasta esta antigua nave de gaseosas y posterior tienda de muebles sobre las 5,00 horas de la madrugada.

El Chicle confesó el crimen en la madrugada del domingo después de que su mujer, Rosario R., cambiase su versión en la tarde del sábado y negase que había pasado la noche del día en el que desapareció Diana Quer con su marido. La mujer quedaría en libertad a última hora del sábado, tras declarar en la Comandancia de A Coruña.

Sin coartada

Después de quedar sin coartada en la semana en la que el Chicle intentó agredir a otra joven en Boiro y puso el cercó de la investigación a su alrededor, el detenido confesó que había arrojado a la joven a un pozo en este punto habitual para esconder alijos de trapicheo de drogas pero también frecuentado por adolescentes de la zona.

Fue allí donde agentes de los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) localizaron restos humanos en el pozo tras más de cinco horas de trabajo. Así, los GEAS abandonarían el lugar a las 10,30 horas, solo diez minutos antes de que la Guardia Civil se llevase esposado al Chicle de la nave mientras las decenas de vecinos concentrados le gritaban "asesino" o "ojalá te pudras en la cárcel".

"Asesino" y "Ojalá te pudras en la cárcel" fueron algunos de los gritos de los vecinos

Con todo, no fue hasta casi las 15,00 horas cuando, ya finalizadas las labores de inspección del recinto y el pozo, el coche fúnebre partió de la parroquia de Asados hacia las dependencias que el Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) tiene en el Hospital Provincial de Conxo con los restos mortales de la joven madrileña.

Todo ello mientras otros puntos relacionados con el caso fueron registrados de forma paralela, como la casa del presunto asesino situada en la parroquia de Taragoña, también en Rianxo. Precisamente, allí se encontraba estacionado el Alfa Romeo de color gris que los agentes se llevaron por su relación con la desaparición de Diana en agosto de 2016 durante las fiestas de A Pobra.

"No fue intencionado"

Ramón Sierra, abogado de el Chicle, asegura que este se encuentra "afectado psicológicamente por su situación procesal" y niega tanto haber cometido un delito de índole sexual como haber matado intencionadamente a Diana Quer.

Del mismo modo, Ramón Sierra ha asegurado que "jamás" se ha reconocido autor de ningún delito de tipo sexual y que "no hay ningún indicio racional" en la causa de que haya habido "un delito contra la libertad sexual", algo que ha calificado de "radicalmente falso".

Además, explicó a la salida de los juzgados que Enrique Abuín Gey se acogió a su derecho declarar por "recomendación" de su defensa y que dijo donde estaba el cuerpo "para mitigar el dolor de la familia".