Fotos de presos de ETA
Frontal de la caseta en las fiestas de Bilbao que exhibe fotos de presos de ETA. Luis Tejido / EFE

Un total de 300 presos de ETA integran en la actualidad el autodenominado colectivo conocido por las siglas en euskera EPPK, que llegó a aglutinar a 677 reclusos a finales de 2011, tras el cese de la violencia etarra como consecuencia de las operaciones policiales y judiciales. Los 760 internos de 2008 marcó el récord desde la restauración de la democracia en 1978.

Del total, 234 presos cumplen condena en la actualidad en España y 62 en Francia, según los datos de Etxerat, a los que habría que sumar la quincena que fueron expulsados del colectivo por no plegarse a las consignas internas de la banda terrorista.

Hay que contabilizar también a Andoni Zengotitabengoa, en Portugal tras ser detenido en 2010, y Joseba Vizán, interno en Brasil una vez que fue arrestado el pasado mayo, poniendo fin a una huida que se remontaba a 1991.

El colectivo de presos se ha enfrentado a diferencias internas que tratan de superar con nuevos contactos para poner fin a la dispersión, sobre todo en Francia. El descenso de internos se debe a que desde 2011 es mayor el ritmo de terroristas que salen de prisión tras cumplir condena que los que entran por operaciones policiales. En 2017 se han detenido a seis etarras.

En el paulatino descenso de presos también contribuye la derogación en 2013 de la denominada 'doctrina Parot', que permitió que decenas de etarras quedaran en libertad, entre ellos algunos históricos 'jefes' de la banda terrorista.

Además, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias gestiona en la actualidad a una población reclusa de 270 presos relacionados con delitos de terrorismo o proselitismo de corte yihadista.