Heather Lindsay
Heather Lindsay, el día de su boda. christina.lee.photography / INSTAGRAM

David Mosher, de 35 años, es un joven que viven en Connecticut (EE UU) y que estaba muy enamorado de su novia, Heather Lindsay, de 31. Por eso el pasado 23 de diciembre de 2016 y tras dos años de noviazgo planeó pedirle matrimonio.

Pero la petición estaba planeada para una cita que vendría después de una visita al médico en la que a Heather le diagnosticaron un agresivo cáncer de mama que se había extendido a los ganglios linfáticos, según recogen varios medios de EE UU.

Pero David mantuvo su decisión y le pidió matrimonio a su chica, que aceptó. A partir de ahí se centraron en la lucha contra la enfermedad de ella, mediante quimioterapia y fijaron la fecha de la boda para el 30 de diciembre de este año.

Sin embargo, la enfermedad de Heather no remitió y se extendió a los pulmones y el cerebro. Hace unos días, la pareja recibió una llamada de los médicos del hospital donde ella estaba ingresada, para advertirles de que posiblemente no viviría hasta el día 30.

Así, la pareja decidió adelantar los planes de boda y el pasado día 22 contrajeron matrimonio en la capilla del hospital con toda la pompa y la ceremonia. Heather se vistió de novia y aún con los cables y ayudas mecánicas en su cama de hospital, dio el sí quiero rodeada por familiares y amigos.

Ese bonito momento se vio ensombrecido porque tan sólo 18 horas después falleció. "Tuvimos el año más duro de nuestra vida, pero también un gran amor", declaró su marido tras el fallecimiento.

En las imágenes, de la fotógrafa Christina Lee, puede verse la alegría y la fuerza de Heather durante el enlace, en el que no faltaron los elementos de cualquier boda, como el corte de la tarta y el ramo.