Una mujer ha demandado al hospital de Pensilvania (Estados Unidos), en el que trabajaba, por unas fotos que una enfermera le sacó estando desnuda, mientras la operaban.

Sheila Harosky demandó al Washington Hospital, su director ejecutivo y el médico que realizó su cirugía, además de a la persona que tomó las imágenes. Ella alega la invasión de la privacidad y la negligencia médica, entre otros cargos.

La mujer de 45 años dijo que descubrió las fotos cuando regresó al trabajo después de dicha operación de hernia incisional en septiembre de 2016. Harosky le dijo al Tribune-Review que un colega se acercó a ella con las fotos en su teléfono móvil diciendo: "Tengo algo para tu álbum de recortes ".

El hospital afirma que las fotos eran parte de una broma en la que Harosky participó colocando intestinos falsos en su cuerpo antes de la cirugía.

Aunque admitió que le había gastado una broma a su médico, la denunciante aseguró que no dio permiso para que se tomaran las fotos.

El hospital dijo que despidió a la enfermera que tomó las fotos y que ya no le permite al médico realizar cirugías. Pero Harosky, quien trabajó como secretaria de la sala de operaciones, dijo en su demanda que fue objeto de acoso por parte de otros empleados.