Como suele el día 31, Cristina Pedroche dio la campanada, pero no sólo por su atuendo, que suele llevarse la mayoría de los comentarios y sean críticas o halagos, si no por el discurso que dio justo antes de las campanadas, para el que eligió una temática atípica y necesaria como es la de la violencia de género.

"Voy a pedirle a 2018 algo que no es típico en las Campanadas", comenzaba diciendo a pocos minutos de fin de año y a continuación "me gustaría que fuera el año de la tolerancia cero contra la violencia de género".

Su deseo incluyó que "2018 sea el año del fin de las violaciones y del acoso verbal o sexual. Que este año en el que entramos por fin quede claro que 'No es no', y que nos queremos vivas", dijo y cabe recordar que el año 2017 terminó con varios casos de asesinatos machistas y el triste desenlace del caso de Diana Quer.

Pedroche, que sufre contantes críticas en redes sociales sobre su aspecto, algo que se dispara con su vestido de Nochevieja, acabó su discurso pidiendo "de todo corazón que en el 2018 se acaben los juicios sobre nuestro cuerpo. No sólo nos duelen los golpes. Valemos muchísimo y nos merecemos todo el respeto", reivindicaba.

Para esta Nochevieja la presentadora había elegido un doble atuendo. Comenzó la retransmisión de las campanadas con un elegante vestido rojo largo con cola, abotonado y de manga larga, sin embargo, a pocos minutos de las Campanadas dejaba ver su segundo atuendo, un mono transparente de encaje y pedrería.

Se trata de una creación de encaje y chantilly diseñada por Hervé Moreau, director artístico de Pronovias, compañía que ha diseñado el mono específicamente para Cristina Pedroche. La tela elegida es tul transparente, que se adornaba para vestir a la presentadora con encaje blanco y 200 cristales bordados con diseño floral.

El atuendo está inspirado en el icónico vestido Caraola que se presentó en el marco del desfile del 50 Aniversario de la firma, que ha dedicado más de 244 horas de trabajo para la elaboración de este mono, que Cristina Pedroche había defendido con anterioridad en una entrevista en El País: "Mi vestido es superfeminista porque llevándolo defiendo la libertad de la mujer. Me visto como me da la gana".