Energía eólica
Imagen de un parque eólico. GTRES ONLINE

Alemania ha gastado 200 mil millones en las últimas dos décadas para promover fuentes más limpias de electricidad, según informa The New York Times. Esta inversión está dando sus frutos en la actualidad, y es que en ocasiones a los consumidores se les 'paga' por usar la energía y no al revés. La última vez que ocurrió esto fue, concretamente, el pasado domingo y el día de Navidad.

En Nochebuena, los precios de la energía se desplomaron a cero e incluso a números negativos. Así y durante casi dos días, los alemanes no pagaron por consumir. Este hecho no es excepcional. Pero ¿por qué sucede? Principalmente, cuando la oferta de energía supera a la demanda, una situación que puede darse debido a las altas temperaturas o a las fuertes rachas de viento.

Alemania no es el único país que registra precios negativos. Ya ha ocurrido en Bélgica, Gran Bretaña, Francia, los Países Bajos y Suiza, pero es el país germano donde se dan con mayor frecuencia. Es más, ha llegado a exportar su excedente a sus vecinos para ayudar a equilibrar el mercado.

Un ejemplo reciente fue el último fin de semana de octubre, cuando los precios se mantuvieron a cero durante 31 horas, lo que se traduce en que cualquiera que hizo uso de la electricidad en ese periodo de tiempo recibió 83 euros, según informa el mismo diario.

Lo cierto es que los consumidores no reciben ese pago. Se trata de un descuento que se aplica en su próxima factura de la luz, porque el hecho de que durante unos días la energía no cueste dinero no significa que la factura desaparezca; la mayor parte la conforman impuestos. Eso sí, los alemanes ven cómo su extracto es inferior en esas fechas.