Carril bici
Ejemplo de carril bici que va por una acera. EUROPA PRESS

El Ajuntament de Barcelona ha abierto 7,2 kilómetros de carriles bici coincidiendo con las fiestas de Navidad. La actuación, que se enmarca en la estrategia municipal de dotar a la capital catalana de una red "coherente, conexa y completa" de itinerarios para ciclistas, incluye el reclamado carril bici de la Gran Via en calzada, que sustituirá el que hasta ahora convivía con los peatones.

El tramo que se ha abierto es el que enlaza las calles Aribau y Vilamarí y que tiene 1,32 kilómetros de largo. Ahora funciona con dos carriles unidireccionales (el uno en el lado mar y el otro en el lado montaña) en el mismo sentido de la circulación.

Un carril bici a menos de 300 metros de casa

El Pla de Mobilitat Urbana de la ciudad prevé que una vez ampliada la red todos los ciudadanos tengan un carril bici a menos de 300 metros de casa y que el año 2018 haya 233 kilómetros de estructura ciclista en marcha. La inversión total para hacer posible esta red es de 32,5 millones de euros.

La inversión total para hacer posible esta red es de 32,5 millones de euros

Entre los nuevos itinerarios que han entrado en funcionamiento estos días destacan el carril bici bidireccional que discurre por el centro de la calzada entre las calles de Josep Carner y el Portal de la Pau, en Ciutat Vella, y que da continuidad al de Passeig de Colom. También el tramo de la calle Ganduxer que es unidireccional y enlaza la avenida Diagonal con el Passeig de la Bonanova en un itinerario de subida mar-montaña.

Por otro lado, en el distrto de Eixample-Sant Martí-Sant Andreu han entrado en funcionamiento dos ejes unidireccionales en el sentido de circulación de los vehículos en las calles Sant Antoni Maria Claret, Indústria y Biscaia. Estos dos carriles bici, desdoblados para permitir una circulación y una mayor seguridad de los ciclistas, conectan el carril bici de la Travessera de Gràcia, a la altura del Hospital de Sant Pau, con la avenida Meridiana, ganando uno de los ejes horizontales más potentes de este ámbito de la ciudad.

Por último, en Sant Andreu, entre las calles de Garcilaso y Olesa, se ha creado un carril bidireccional que da continuidad al que existía en la calle Garcilaso y lo conecta con la parte baja de la avenida Meridiana y con la Plaça Maragall.

Otros carriles en obras

Continúan en obras los carriles que se han de abrir en otros puntos de la ciudad como en la Diagonal para enlazar con Esplugues, en la avenida Maria Cristina o en la avenida Vallcarca, entre otros.

La previsión es que durante 2018 se inicien los trabajos para abrir carriles nuevos en las calles Berlín, en la Plaça Universitat con la ronda de Sant Pere, en la Gran Via de Carles III con la Plaça Lesseps, en Pi i Maragall con la calle Praga, en la Gran Via entre Aribai y Bailén o en el Passeig Maragall, entre muchos otros.

Todo esto con la voluntad de que a finales de 2018 haya 233 kilómetros de estructura ciclista en funcionamiento en la ciudad. En total, el Ajuntament habrá invertido en este mandato 32,5 millones de euros para hacer realidad esta red.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.