La Ertzaintza dijo que la explosión causó daños materiales pero no provocó heridos. La policía autonómica había acordonado y desalojado la zona, incluyendo dos bares, tras haberse recibido una llamada de advertencia en nombre de ETA hacia las doce y media de la noche. La deflagración se produjo media hora después.

'Es un salto cualitativo importante porque hasta ahora los juzgados de paz habían sido atacados a través de la kale borroka (...) pero en este caso ha sido ETA con una bomba de una carga explosiva importante, aproximadamente de tres kilos', dijo el consejero de Justicia vasco, Joseba Azkárraga, tras visitar el lugar de la explosión.

La entrada y techos del juzgado y un portal cercano sufrieron importantes daños como consecuencia de la explosión del artefacto, colocado en una bolsa de plástico en la puerta de los juzgados.

El alcalde de Sestao, José Luis Marcos Merino, señaló sin embargo que gracias a que la onda expansiva se había dirigido hacia dentro del edificio se habían evitado daños personales, dada la estrechez de la calle.

'Los que lo han puesto tenían que ser conscientes de que podían haber puesto riesgo la vida de muchas personas de este municipio', aseguró.

El ruido de la detonación se pudo escuchar en varios kilómetros a la redonda, según diversos testimonios.

ETA advirtió en un comunicado remitido el viernes al diario Gara que seguiría 'actuando contra la fuerzas represivas y aparatos del Estado español sea donde sea' y asumió la autoría de cuatro atentados, además del asesinato de dos guardia civiles en la localidad francesa Capbreton.

Las fuerzas de seguridad han detenido a decenas de miembros de ETA este año tras darse por roto el proceso de paz cuando la banda hizo explotar el pasado diciembre una furgoneta bomba en el aeropuerto de Madrid, provocando la muerte de dos personas.