El conejo podría convertirse en el protagonista de nuestra mesa estas navidades. De granjas de conejos como la de Zarautz, en Guipúzcoa, salen hacia el matadero unos 7.500 conejos cada 2 meses.

El Gobierno recomienda su consumo porque el precio es menor que el de otras carnes, pero además hay otros motivos. Se trata de una carne "blanca, saludable y muy apetecible".

Las diferencias de precios entre unas carnes y otras son evidentes, pero ¿y los consumidores? ¿Estamos dispuestos a incluir el conejo en nuestro menú navideño?. Comamos o no conejo durante las fiestas navideñas lo que está claro es que este animalito ha ganado ya en protagonismo. El debate está servido encima de la mesa.

La carne más comida

El conejo es la carne más comida en el Suroeste español desde hace 10.000 años, según el profesor de Prehistoria de la Universidad de Murcia Javier García del Toro, a propósito de la recomendación del secretario de Agricultura de comer conejo estas Navidades. García del Toro ha añadido que "el gran tópico prehistórico es que el hombre es un gran cazador y comedor de grandes animales", lo que ha considerado "totalmente falso".

Ha asegurado que estudiando los restos de cocina de las cuevas prehistóricas del Sureste se ve que el 95% de la alimentación era de conejo y liebres mixomatosas, es decir, "con la enfermedad que los dejaba ciegos y los hacía presas fácilmente cazables".

García del Toro ha indicado además que el pintor rupestre sólo pintaba a los animales deseados, como ciervos o jabalíes, pero que nunca reflejaba en sus pinturas a los animales que cazaba a diario "porque les daba vergüenza, es como si un cazador de hoy en día, en vez de hacerse una foto con un ciervo, la hiciese con un conejo de medio kilo". Ha dicho además que en toda España sólo hay un conejo pintado en el arte rupestre y está en Nerpio (Albacete)