Rivera
Mariano Rajoy y Albert Rivera, durante su reunión en el Palacio de la Moncloa. Zipi / EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, han mantenido este jueves una reunión por sorpresa en el Palacio de la Moncloa, en la que ambos dirigentes políticos han abordado la situación en Cataluña y la inminente formación del nuevo Govern.

Al respecto, según fuentes del PP y de Cs consultadas por 20minutos.es, Rajoy y Rivera han coincidido en que el futuro Govern, que previsiblemente conformarán los partidos independentistas Junts per Catalunya y ERC, deberá respetar la Constitución española. Rajoy y Rivera también habrían conversado sobre el 'exilio' de Carles Puigdemont, el expresident de la Generalitat, y la acusación por presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación que podrían suponer su encarcelamiento.

Política económica

Tanto el Ejecutivo como Ciudadanos han informado de este encuentro en la sede de la Presidencia del Gobierno, en el que también han abordado las negociaciones para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2018 y la reforma de la financiación autonómica.

Respecto a los presupuestos de 2018, Rajoy y Rivera han acordado retomar en breve las negociaciones para aprobarlos

Respecto a los presupuestos de 2018, Rajoy y Rivera han acordado retomar en breve las negociaciones para aprobarlos: el presidente del Gobierno necesitará también el apoyo del PNV, Coalición Canaria y al menos la abstención de Nueva Canarias.

Sobre la reforma de la financiación autonómica, fuentes del PP y de Cs admiten que será muy complicado poner de acuerdo a todas las CCAA, pero creen que no hay más remedio que sentarse a negociar para tratar de alcanzar un acuerdo entre el Ejecutivo central, los Gobierno autonómicos y los principales partidos políticos (PP, PSOE, Podemos y Cs), además de los nacionalistas vascos, catalanes y canarios.

Ronda de contactos

De acuerdo con Fernando Martínez Maílo, coordinador general del PP, ha asegurado que Rajoy prevé mantener una ronda de contactos con otros dirigentes políticos para analizar la situación catalana después de la mantenida con el líder de la formación naranja.