José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, en Ferraz.
José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, en Ferraz.c PSOE

El PSOE no quiere que el debate territorial monopolice la agenda política. En palabras de José Luis Ábalos, secretario de Organización del partido, los socialistas buscan liberarse del "corsé" de la cuestión territorial e introducir temas sociales que han quedado "postergados", con los que el PSOE quiere subrayar su carácter de alternativa al PP. Por eso Ferraz ha diseñado una ruta de asambleas abiertas que comenzará en las próximas semanas.

En una rueda de prensa en Ferraz, Ábalos explicó que el objetivo es "movilizar al partido" en torno a la "defensa de una agenda socioeconómica" centrada en el "bienestar y seguridad" de los ciudadanos, los valores centrales, subrayó, del "nuevo PSOE". En una primera fase, habrá 52 asambleas abiertas a militantes, simpatizantes y ciudadanía. A varias de ellas acudirá el secretario general, Pedro Sánchez. El calendario está por concretar.

Todas ellas estarán centradas en la defensa de un sistema de pensiones público, sostenible y de calidad. El número tres de los socialistas insistió en que el formato de asambleas abiertas es "idóneo" para "saber qué preocupa" en la calle y "qué se espera" del PSOE. En posteriores fases, agregó Ábalos, se abordarán otras cuestiones, como la precarización del empleo, la transición ecológica, el feminismo o la lucha contra la violencia de género.

Presión a Arrimadas

Sobre la situación política en Cataluña, Ábalos reclamó a la ganadora de las elecciones, Inés Arrimadas (Cs), que dé una "respuesta" al "caudal de confianza" que ha recibido de los electores, y consideró que lo lógico es que el partido naranja ponga en marcha alguna "iniciativa política" para visualizar que, además de captar el "voto útil", también es capaz de traducir su fuerza en "resultados útiles".

Preguntado por cómo podría la líder de Cs en Cataluña tomar la iniciativa, Ábalos dijo que es "de manual" que se ejerza "la responsabilidad". No precisó si la candidata debería someterse a una investidura que tendría perdida de antemano frente a la mayoría absoluta independentista -"no vamos a decirle qué hacer", replicó Ábalos-, pero insistió en que, como "fuerza más votada", a Cs le corresponde la "responsabilidad" de la "iniciativa política".

El 155 tiene más balas

El dirigente del PSOE también se pronunció sobre el recurso al Tribunal Constitucional que el Parlament de Catalunya decidió este miércoles plantear contra la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Ábalos opinó que los independentistas hacen "muy bien" en dar ese paso, pues "significa que reconocen el sistema", al Tribunal de Garantías, y que aceptan "el marco constitucional", aunque sea de forma "implícita".

En cuanto a la vigencia del 155, explicó que "acabará cuando Cataluña tenga un Govern que respete el marco legal", y, aunque subrayó que este precepto de la Carta Magna es un "mecanismo absolutamente excepcional" al que "nadie" tiene interés en recurrir nuevamente, dejó una advertencia: el 155, dijo, "no se agota una sola vez" ni hay "una sola bala". Cada vez que se produzca una situación "de este tipo", subrayó, "puede aplicarse" nuevamente.