Chan Chan
Chan Chan, una importante ciudad precolombina construida en adobe en Perú, la mayor de toda América. ROBBREPORT

Un viaje a Perú es una experiencia única porque su riqueza natural y cultural es inigualable. Recorrer su territorio, descubrir sus culturas ancestrales y la gran variedad de ecosistemas que se encuentran en sus medios rurales, pueden hacer que desconectemos... por completo. Perú tiene más de 1.285.000 kilómetros cuadrados de superficie, o lo que es lo mismo, un territorio 2,5 veces superior al de España, y alberga 84 de las 117 zonas de vida existentes en la tierra.

Con estas regiones biogeográficas, Perú se sitúa entre los diez países megadiversos del mundo. Está en el primer lugar en la lista mundial de especies de peces, con cerca de 2.000 distintas, también encabeza el de mariposas, con 3.532 especies diferentes; además, ocupa el segundo lugar en diversidad de aves y cuenta con 128 de las áreas más importantes para la observación de aves del mundo así como con el 10% del total de orquídeas que hay en el mundo.

Perú conserva y protege todavía los vestigios arquitectónicos y artísticos de antiguas y fascinantes culturas. En este país uno puede reencontrarse con Caral, la civilización más antigua de América y a la que se apunta como predecesora de la andina; o llegar al corazón del poderoso imperio incaico que nos regaló una maravilla arquitectónica como Machu Picchu.

Machu Picchu significa montaña vieja, un nombre que se corresponde con su localización geográfica ya que esta impresionante ciudadela se encuentra rodeada de impresionantes montañas y a una altura de 2.453 metros sobre el nivel del mar. Esta ciudad inca rodeada de templos, andenes y canales de agua construida sobre el siglo XV por el inca Pachacutec, está a 112 kilómetros de Cuzco.

Perú se sitúa entre los diez países megadiversos del mundoLa zona arqueológica de Chan Chan es otra parada imprescindible. En la costa norte del Perú, sobre el valle de Moche y a solo cinco kilómetros de la ciudad de Trujillo, se encuentra la impresionante ciudadela de Chan Chan. Chan Chan es un conjunto arquitectónico que agrupa a diez ciudadelas amuralladas pertenecientes a la antigua cultura Chimu. En su visita, se puede disfrutar de las figuras geométricas, aves y peces que los nativos grabaron en las increíbles paredes de adobe.

Y por fin, Caral. En medio del valle del Supe, en la provincia de Barranca se puede visitar la cuna de la civilización americana, la Ciudad Sagrada de Caral con más de 5.000 años de historia. Esta ciudad sagrada fue un complejo formado por distintas construcciones de piedra y madera de árboles muertos, lo que permitió a los habitantes de la zona no tener que recurrir a la tala, algo que le ha otorgado más tarde el calificativo de civilización sostenible.

Además, en Perú también se pueden visitar conjuntos arquitectónicos históricos como Chavín de Huántar, con más de 3.000 años de antigüedad, las líneas de Nasca, antiguo jeroglífico situado en el desierto homónimo, o el conjunto arqueológico de la cultura Chachapoyas de Kúelap.

Playas, selvas y gastronomía

Perú está lleno de contrastes. En este país andino y amazónico, es posible recorrer dunas y olas en la cálida costa desértica; internarse en lo más profundo de la selva y recorrer los caminos trazados por los incas a través de cordilleras de imponentes contrastes.

Cada punto de Perú ofrece a los lugareños y visitantes una experiencia diferente en la que la gastronomía nunca falla. La tradición culinaria peruana mezcla sabores ancestrales con propuestas modernas dando forma a una cocina que ha dotado al país de una gran riqueza gastronómica y que le ha merecido durante cinco años consecutivos el título de Destino Culinario de Sudamérica de los World Travel Awards.