Los hay largos, poblados, finos o gruesos. Charles Chaplin o el actor mexicano 'Cantinflas' lo inmortalizaron en el cine. Otros, como Salvador Dalí, jugueteaban con el suyo de manera sorprendente, convirtiéndolo en un icono artístico. Más recientemente, el ex presidente José María Aznar o Pasqual Maragall lo trasladaron al ámbito de la política.

A lo largo de la historia han sido muchas las personalidades del mundo de la cultura, la ciencia o la política que han 'vestido' su cara con bigotes. Y así se les recuerda. En el imaginario colectivo se recuerdan. En los años veinte, fue propio del estilo más masculino, que aportaba una presencia señorial y, hoy en día, es considerado por muchos como un símbolo de respeto. Sin embargo, da la sensación que han pasado de moda.

Plataforma de recuperación

Por esta razón, se ha puesto en marcha la "Plataforma de recuperación del bigote", que aboga porque cada jueves último del año el mayor número de personas se dejen crecer la barba con ese conjunto de pelos situados sobre el labio superior.

Esta iniciativa nació hace ocho años como "respuesta a una insubordinación estudiantil" y a consecuencia de la sensación de "respeto" que infunde un bigote. Para ello, un grupo de personas ha organizado una hermandad, que trata de "revivir" el espíritu de lucha de "aquel día", señala uno de los fundadores.

A nivel internacional

Además, para dar a conocer su peculiar propuesta, la hermandad ha creado un weblog para de poner en contacto a defensores del bigote y dar la "oportunidad" de conocerse personalmente. Y parece que son muchos los que han secundado la causa. De hecho, la propuesta ha alcanzado incluso dimensión internacional. Pero esta iniciativa no solo está dedicada al género masculino.

Tal ha sido la acogida, que desde el pasado año la hermandad ha querido "aceptar a mujeres en su seno". El reto para esta ocasión, que tendrá lugar el próximo jueves 20 de diciembre, será el "conseguir el mayor número de adeptos".