En ocasiones, lo que un director de cine quiere transmitir no es exactamente lo que los espectadores perciben. En el caso de Star Wars: Los últimos Jedi, parece ser que Rian Johnson no ha tenido mucho tino, ya que una gran cantidad de fans se han mostrado disgustados con muchas de sus decisiones.

Algunas son discutibles, pero otras no tienen demasiado sentido. Entre estas últimas, quizá la más absurda es la de aquellos que se han quejado a las salas de cine por un supuesto fallo de sonido tras ver una escena de la película en la que todo queda en silencio.

La ausencia de sonido en la citada escena, que dura 10 segundos, es un recurso totalmente intencionado con el que se pretende crear un gran impacto en el espectador y, aunque en general se consigue, parece ser que muchos no han interpretado correctamente.

El actor Paul Scheer (Veep) ha publicado en Facebook una fotografía en el que se puede ver el mensaje que han decidido proyectar algunas salas para explicar que dicho silencio es un efecto dramático y no un fallo técnico.

"Tenga en cuenta: Los últimos Jedi contiene una secuencia a los aproximadamente a la hora y 52 minutos del metraje en el que todos los sonidos se detienen durante aproximadamente 10 segundos completos. Mientras que las imagenes continúan reproduciéndose en la pantalla, tú no oirás nada. Esto está hecho de forma intencionada por el director como efecto creativo", reza el mensaje.