Un selfie desde el retrete
La británica Sarah Brisdion, de 37 años, ha publicado desde el 1 de diciembre un selfie desde el retrete para reivindicar más baños adaptados a personas con discapacidad. Sarah Brisdion / TWITTER

La británica Sarah Brisdion, de 37 años, se inspiró en los calendarios de adviento para compartir desde el pasado 1 de diciembre en las redes sociales un selfie muy particular y con un mensaje: sentada en el retrete y cada día con un disfraz distinto, esta madre de dos gemelos de siete años, Erica y Hadley —tiene parálisis cerebral y usa una silla de ruedas—, reivindica más baños adaptados a personas con discapacidad.

La búsqueda de inodoros públicos adaptados para su hijo es su lucha diaria, tal y como explica en uno de sus mensajes publicados en Twitter: "Ver a tu hijo sollozar cada vez que tiene que tumbarse sobre el suelo de un inodoro para que le cambie es absolutamente desgarrador. Hay cientos de miles de personas discapacitadas que necesitan lugares para cambiarse. Merecen más que el piso de un baño".

Desde que empezó su particular calendario, Brisdion se ha vestido de elfo, pastora, muñeco de nieve, mamá Noel e incluso de regalo de Navidad, y emplea los hashtags #looadvent y #changingplaces para que más personas se animen a participar en esta iniciativa.

"Hay tanto estigma en torno al pis, la caca y la menstruación, que simplemente no hablamos de los inodoros y de lo que hacemos con ellos. Siento que este estigma en torno al uso del baño se está sumando a la batalla para que las personas discapacitadas dispongan de esas instalaciones. Quiero tratar de derribar algunas de esas barreras. Todos tenemos que orinar. No hay por qué avergonzarse. Algunas personas solo necesitan un poco más de ayuda que otras", explica Brisdion en declaraciones al diario Metro.