Dos instalaciones artísticas para despedir el año en las Naves Matadero en Madrid

  • 'O Sudário' de Cristina Rodrigues reivindica el papel de la mujer como nexo de unión entre las tradiciones y lo contemporáneo.
  • El artista belga Kris Verdonck reflexiona en 'IN VOID II' sobre la relación entre el hombre y la tecnología.
Instalación 'O Sudário' de Cristina Rodrigues durante su participación en la Bienal de Arte de Colombo.
Instalación 'O Sudário' de Cristina Rodrigues durante su participación en la Bienal de Arte de Colombo.
MARCO COUTINHO LONGO

Durante estas Navidades las Naves Matadero de Madrid acogen dos instalaciones con un marcado carácter reivindicativo. La primera de ellas es O Sudário, obra de la artista portuguesa Cristina Rodrigues.

Desde el inicio de su carrera, Rodrigues ha reivindicado el papel de las mujeres como guardianas de la tradición cultural y conservadoras de un patrimonio que cada vez corre más peligro de desaparecer.

La instalación que presenta en la capital hasta el 14 de enero fue creada específicamente para la Bienal de Arte de Colombo (Sri Lanka) del 2016, y nace de su interés hacia las tradiciones textiles de Viseu (Portugal), uno de los centros de producción de lino artesanal más importantes de su país.

Con la colaboración de tejedoras de esta zona, elaboraron los paneles de lino que dan forma a O Sudário, y que posteriormente fueron estampados a mano y adornados con franjas de seda y cintas de raso, también producidas en Portugal. El resultado son obras aparentemente sencillas pero que establecen un vínculo entre la tradición y lo contemporáneo y donde laten también con fuerza temas como la etnografía, la antropología y la sostenibilidad.

Por su parte, el artista belga Kris Verdonck presenta IN VOID II, una reflexión crítica sobre la relación entre el hombre y la tecnología. Acostumbrado a trabajar y mezclar distintas disciplinas –artes visuales, teatro, instalación, danza o arquitectura- Verdonck estrenó IN VOID en 2016 en Kaaistudio de Bruselas.

"El hombre se ha convertido en algo superfluo por su impulso de crecimiento, progreso, conocimiento, control y por la tecnología que él mismo ha desarrollado. Según algunos filósofos (Kojève, Agamben, Fukuyama, Baudrillard, y otros), ya estamos en una especie de post-historia de saciedad, estancamiento, resignación y extinción lenta. En la sociedad occidental, los objetos están cada vez más vivos. Todavía nos aferramos a la división entre personas vivas y objetos muertos, mientras que los híbridos se encuentran dentro de nuestros bolsillos", dice el artista.

Esta segunda versión de su obra, que puede visitarse hasta el 7 de enero, está compuesta por un circuito instalativo o set teatral en el que dialogan nueve instalaciones diferentes. Las máquinas cobran vida y se exhibe un escenario en el que la humanidad ha desaparecido a causa de la contaminación de nuestro planeta, la guerra y el hipercapitalismo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento