Solsticio de invierno en Stonehenge
Una multitud participa en las celebraciones del solsticio de invierno en el monumento de Stonehenge en Wiltshire (Reino Unido) este viernes, 22 de diciembre de 2017. Neil Hall / EFE

Miles de personas se congregaron este viernes en el conjunto megalítico Stonehenge, al suroeste de Inglaterra, para dar la bienvenida al invierno y ver el primer amanecer después del solsticio, la noche más larga del año.

Vestidos con tradicionales atuendos, algunos de ellos como druidas, los asistentes no pudieron disfrutar del sol debido a la densa niebla que había a primera hora de la mañana.

La responsable de Stonehenge en el organismo gubernamental Patrimonio Inglés, Kate Davies, agradeció a los "más de 5.000 asistentes" que acudieran a festejar el solsticio. "Fue una agradable y pacífica celebración pese a la humedad", comentó, al tiempo que aplaudió "ver a tantas familias disfrutando de la música y cantando alrededor del templo".

La luz solar durará este viernes solo siete horas, 49 minutos y 41 segundosDavies animó al público a volver a Stonehenge durante las fiestas navideñas, así como el año que viene, aunque informó de que este espacio se cerrará el 24 y el 25 de diciembre.

El monumento es visitado anualmente por más de un millón de personas, y miles acuden a las ceremonias que dan la bienvenida a los solsticios de verano e invierno, según marca el ancestral calendario druida.

La luz solar durará en esta jornada sólo siete horas, 49 minutos y 41 segundos, mientras que el día más largo del año, cada 21 de junio, puede prolongarse más de nueve horas.

Aunque el solsticio dura el día entero, el momento exacto en el que ocurre es cuando el Sol alcanza el cénit sobre el hemisferio del trópico de Capricornio. El fenómeno astronómico se produjo este jueves a las 16.28 horas GMT (17.28 hora española).

Stonehenge, ubicado en el condado inglés de Wiltshire y conocido como el Templo del Sol, tiene unos 5.000 años de antigüedad y fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1986.