El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha imputado este viernes al expresidente de la Generalitat Artur Mas, a la número dos de ERC, Marta Rovira y a la portavoz de la CUP, Anna Gabriel, a la causa por rebelión por la que estaban siendo investigados, al "modificar la Constitución o declarar la independencia en parte del territorio nacional", según adelanta el diario El Confidencial.

La causa por la que se les imputa supone que "los que, induciendo a los rebeldes, hayan promovido o sostengan la rebelión, y los jefes principales de esta, serán castigados con la pena de prisión de 15 a 25 años e inhabilitación absoluta por el mismo tiempo". El juez les comunicará este viernes su condición de investigados, pero dejará para más adelante su citación.

La lista de nuevos investigados incluye a la coordinadora del PDeCAT, Marta Pascal, a la diputada de la CUP Mireia Boya y a la presidenta de la Asociación de Municipios para la Independencia (AMI), Neus Lloveras. En el informe se señala también al exconsejero de la Presidencia de la Generalitat Jordi Turull y al juez Carles Viver Pi y Sunyer por el gasto de al menos 502.639 euros para "financiar y sustentar las acciones tendentes a lograr la independencia de Cataluña".

Todas estas personas habrían formado parte del Comité Estratégico para declarar unilateralmente la independencia de Cataluña según el documento Enfocats, incautado en el domicilio de Josep María Jové, en prisión desde el pasado 2 de noviembre por su implicación en este asunto. Además, lo integraban el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras, los Jordis y la presidenta del Parlament Carme Forcadell.

Este jueves, la Guardia Civil remitía un informe a Llarena, que investiga el proceso independentista, afirmando que los integrantes de este comité no solo controlaron la implementación de "sus planes para la creación de un estado soberano", sino que también "movilizaron los recursos humanos y materiales para ello".

Los agentes destacan que la celebración del 9-N bajo el mandato de Artur Mas supuso que los independentistas "suscribieran una hoja de ruta unitaria cuyo objetivo era alcanzar la independencia sin supeditar sus decisiones al Estado español y sus instituciones".