Vivió menos de cuarenta años pero el legado de Vincent Van Gogh sigue inspirando a generaciones y generaciones de aficionados al arte desde que desapareció en 1890. Nuevos admiradores de sus pinturas atormentadas -reflejo de su no menos atormentada vida-, que se acercan al autor holandés desde nuevas perspectivas.

Este verano, por ejemplo, una exposición virtual en Facebook reunía en la red social las cinco piezas originales de la famosa serie Los girasoles. Utilizando fotografías de las piezas originales, la National Gallery (Londres), el Van Gogh Museum (Amsterdam), el Philadelphia Museum of Art, Neue Pinakothek (Munich) y el Seiji Togo Memorial Sompo Japan Nipponkoa Museum of Art (Tokio) trabajaron con Facebook para crear una exposición digital totalmente inmersiva.

Gracias a un vídeo 360, que combina la tecnología de realidad virtual e imágenes generadas por ordenador, se simulaba que las cinco pinturas se encontraban en una misma habitación. El espectador podía dar una vuelta en este entorno 360 decidiendo por donde moverse o bien seguir un tour guiado para cada una de las pinturas al que puso voz, Willem Van Gogh, bisnieto del hermano de Van Gogh, Theo, y actual asesor en el consejo del Museo Van Gogh.

Y de la red al mundo real. El próximo mes de febrero llega a España una exposición todavía más inmersiva, que nos acerca a la impresionante y colorida obra de este pintor postimpresionista de una manera nunca vista.

Se trata de Van Gogh Alive, una experiencia multisensorial, diseñada por la empresa Grande Exhibitions, que podrá verse en el Pabellón de la Navegación de Sevilla desde el 1 de febrero.

Los visitantes podrán ver moverse las constelaciones que plasmó en La noche estrellada, o los molinos de sus paisajes o cómo vuelan los pájaros de su famoso Trigal con cuervos

¿Qué la hace tan atractiva? Los visitantes van a poder interactuar con las obras del genio holandés de una manera envolvente (gracias a numerosas pantallas y proyecciones a tamaño gigante) que le van a permitir obtener una nueva visión de ellas. Por ejemplo, podrán ver moverse las constelaciones que plasmó en La noche estrellada, o los molinos de sus paisajes o cómo vuelan los pájaros de su famoso Trigal con cuervos.

"Desde el inicio de la visita, el público se verá rodeado por una poderosa y vibrante sinfonía de luces, colores y sonidos que invita a sumergirse en un viaje multisensorial. Las obras maestras de Van Gogh cobran vida, provocando sensaciones nuevas, entretenidas y didácticas, adecuadas para toda la familia", dicen los organizadores.

Esta obra de arte multimedia combina la exposición de las pinturas con el espacio físico en el que se proyectan, utilizando más de 3.000 imágenes que transforman cada superficie. Además, los espectadores tiene la oportunidad de examinar las fuentes de inspiración del artista mediante fotografías y vídeos de sus trabajos.

Van Gogh Alive ha visitado 30 ciudades en 4 continentes. Las entradas para su parada en Sevilla ya están a la venta con un descuento del 20% (desde 7 euros) hasta la fecha de apertura.