Estas ayudas, convocadas en régimen de concurrencia competitiva, suponen el 53 por ciento de una inversión empresarial que alcanza casi los 947.000 euros para avanzar en prevención de riesgos laborales.

Según Martín Arcos, la mayoría de los autónomos y pymes de la provincia de Granada que han recibido las ayudas "se encuadran en el sector agrícola y la mayoría de las subvenciones van destinadas a la industria auxiliar agrícola y para renovación y mejora de la maquinaria agrícola".

Las ayudas concedidas, que oscilan entre los 3.000 y 18.000 euros, llegando a cubrir hasta el 75 por ciento de la inversión, permitirán acometer "inversiones en maquinaria y materiales para mejorar la prevención de riesgos laborales como empacadoras, trituradoras, dispositivos antivuelco en los tractores y desbrozadoras", entre otros elementos. Según ha informado la Junta en una nota de prensa, las empresas llevarán a cabo las actuaciones en plazos que van de los seis a los doce meses.

La norma reguladora de estas ayudas establece como beneficiarios del programa los sectores de actividad con mayores índices de siniestralidad, como la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca; la industria manufacturera; la construcción, y el transporte y almacenamiento de mercancías.

Asimismo, en esta convocatoria se han priorizado las solicitudes para proyectos de mejora de la protección en actividades concretas, como las relacionadas con la exposición al sílice; agentes cancerígenos, control del ruido en la industria de la madera; o la implantación de dispositivos de prevención del vuelco de maquinarias, entre otros apartados.

Consulta aquí más noticias de Granada.