Consello Forestal
Consello Forestal XUNTA

La conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, espera que en el primer trimestre de este año se "tenga todo cerrado" y "ya esté enriquecido" el texto del nuevo plan forestal, mientras el sector le pide "tiempo" para consensuar un documento que será referente para las próximas décadas.

En declaraciones previas al Consello Forestal celebrado este lunes en Santiago, la conselleira ha explicado que se presenta "un primer texto" que aguarda "sea enriquecido con las aportaciones de todo el sector", pues es "deseo de todos llegar al mayor consenso posible".

En este sentido, Ángeles Vázquez aboga por "escuchar" y "dar tiempos para que se hagan las aportaciones pertinentes" y "sea un plan asumido por la mayoría de la sociedad", que modificará el plan aprobado en 1992.

"Tenemos que ser capaces de aunar entre todos y también con la administración, que tiene que ir de la mano de toda la cadena de valor", asevera. A este respecto, apunta que se aborda el futuro plan forestal tras unas directrices que "fueron por consenso". "Viene a ser una fotografía del monte que queremos todos de aquí a 20 años", dice.

Además, incide en que será un texto con unos trámites a nivel medioambiental, que estará "abierto a la sociedad" durante un tiempo de exposición para que se puedan hacer las aportaciones oportunas.

Asimismo, recuerda que ya se ha creado la comisión parlamentaria de estudio de políticas forestales y lucha contra el fuego, mientras este plan será dado a "conocer a los distintos grupos políticos", y tendrán "tiempo" para hacer "sus aportaciones".

CADA UNO DE LOS 19 DISTRITOS CON SU PLAN FORESTAL

Entre los objetivos marcados, se establecen "metas" como cada uno de los 19 distritos forestales existentes en Galicia "tenga su propio plan". "Igual que cada ayuntamiento tiene sus planes generales, nuestros montes tienen que tener su plan de ordenación", resalta la titular de Medio Rural.

Así, se pretende compatibilizar la vertiente económica con la social en la ordenación del monte. "Tenemos que hacer un monte compatible socialmente, que la gente lo vea como propio y como suyo, y que lo mime", agrega.

La vía de la certificación forestal y la lucha contra el cambio climático serán otros de los factores a tener en cuenta en este texto para el futuro de Galicia, que cuenta con dos millones de hectáreas forestales.

"TIEMPO"

"Básicamente, hoy nosotros venimos a pedir tiempo", ha indicado a los medios este lunes el secretario xeral de la Asociación Sectorial Forestal Galega (Asefoga) y miembro de Unións Agrarias, Jacobo Feijóo.

"Queremos tener tiempo, no solo para negociar dentro del sector, sino para buscar el máximo consenso y los máximos apoyos fuera del sector", indica, "tanto con fuerzas políticas como con agentes sociales".

"Llegados a este punto donde tenemos un primer documento, ahora no hay prisa, lo que tiene que salir es un buen documento y con mucho consenso para lo que se decida en él realmente se ejecute los próximos 30 años", ha proseguido en sus declaraciones. "Y no pase lo que pasó con el anterior plan forestal, que había una serie de objetivos que al final no se alcanzaron por culpa de esa falta de consenso precisamente", ha apostillado.

Respecto a la propuesta inicial, la considera "buena para empezar a discutir", porque "está técnicamente bien", pero "hay muchas cosas y muchos detalles" a analizar.

Sobre este extremo, se refiere al "gran reto" de "cómo casi duplicar la producción forestal sin aumentar la superficie de plantación", siendo "mucho más intensivos sosteniblemente para generar mucha más madera y riqueza sin necesidad de aumentar la superficie forestal". También se ha preguntado "cómo combatir el abandono" y "qué va a pasar con las frondosas caducifolias", que "ocupan un gran porcentaje del territorio, pero generan muy poco valor añadido".

"INCAUTACIÓN" DE MONTES VECINALES PARA "ENTREGÁRSELOS" A EMPRESAS

Por su parte, el presidente de la Asociación Galega de Comunidades de Montes y miembro de la Alianza Rural Galega -que conforman Adega, CIG y Fruga-, Xosé Alfredo Pereira, critica que es un plan "totalmente negativo", porque defiende "la incautación" de tierras del monte vecinal "para entregárselas a terceros, que son empresas forestales".

De tal forma, recrimina que "el objetivo claro es que los montes vecinales desaparezcan como tal y pasen a ser gestionados por la empresa privada".

También se ha quejado que es un plan que "puede ser legal, pero no es democrático", pues "no está todo el sector representado de lo que es el monte del medio rural", en donde echa en falta a algunos sindicatos y usuarios del monte.

La Alianza Rural Galega también lamenta que en la elaboración de este plan "se hurte el debate parlamentaria" al partir del Ejecutivo gallego, por lo que "no recogerá el sentir del pueblo gallego representado en el Parlamento, sino que solamente recogerá el sentir de una parte del pueblo gallego representada por el Gobierno de la Xunta".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.