La Policía Local ha puesto, en apenas un mes, 184 denuncias a 129 autobuses de transporte escolar de la ciudad por infracciones como falta de acompañante (en 30 ocasiones), circular sin autorización (18), carecer de martillo rompe cristales (18), tacógrafo (12) o extintores (11).

Dos conductores dieron positivo por alcohol y hubo que inmovilizar el autobús y pedir otro.

Sin embargo, las más graves han sido dos, presentadas contra sendos conductores que dieron positivo en el test de alcoholemia, por lo que se inmovilizó el vehículo, y los alumnos tuvieron que usar otro. Los controles, que se hicieron por sorpresa del 14 de noviembre al 12 de diciembre, consistían en una anotación inicial de las irregularidades observadas a simple vista.

Después, los agentes entregaban una citación para que el conductor acudiera más tarde con el vehículo vacío a una inspección más exhaustiva (en casos graves).

El grueso de los autocares controlados transportaba a unos 5.160 alumnos. Además, uno sobrepasaba los 16 años, y tres más circulaban con las ventanillas rotas. Fuentes de la Conselleria de Educación anunciaron «posibles actuaciones de la inspección» en cuanto conozcan los detalles de la operación, tanto para las empresas concesionarias de centros públicos como para los concertados y privados que, según apuntan, son los que más utilizan estos servicios.

«Es inconcebible ir sin autorización»

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres FAPA-Valencia, Gemma Piqué, se mostraba ayer «impresionada» por los resultados de esta operación policial. «Ya no sólo tendremos que pedir cinturón para nuestros hijos, sino que los conductores no beban», aseveró. «Es muy grave circular sin permiso de la Conselleria de Transporte. Educación debería saber a qué empresas está contratando».

FE DE ERRORES: Esta noticia fue publicada el pasado día 14 en 20minutos.es ilustrada con una fotografía de archivo de una inspección de autobuses escolares en otra zona de España. En ella se podía leer el nombre de una compañía de autobuses, Yolcar, que no tiene nada que ver con esta información. Pedimos disculpas a la compañía y a los lectores.