Antes de final de año, la Hispalense pondrá la primera piedra del pabellón cubierto (tendrá una pista de 2.200 metros) y las dos salas (una cardiovascular y otra para distintos usos) de su centro deportivo de Bermejales.

Al mismo tiempo, la Universidad Pablo de Olavide (UPO) comenzará a rehabilitar dos pabellones cubiertos situados en el acceso a su campus.

Las obras serán financiadas en parte por la Consejería de Turismo y Deporte , tras la firma ayer de un convenio de colaboración.

Las nuevas infraestructuras de Bermejales (estarán en 15 meses) completarán este centro, iniciado en 1995 (con más de 60.000 m2) y que comparten miembros de la comunidad universitaria y vecinos de la zona sur.

Para el curso próximo

Los trabajos en la UPO consistirán en rehabilitar dos pabellones ya existentes (uno de ellos está clausurado) para albergar una pista de fútbol sala e instalaciones para gimnasia.

La intención es que estén listos a principios del próximo curso, ya que deben ser utilizados por alumnos del cuarto curso de Ciencias del Deporte para sus prácticas.