Seta, setas
Seta, setas EUROPA PRESS

El pasado año 2016, un total de siete personas ingresaron en centros hospitalarios con cuadros de intoxicación por el consumo de setas. Cinco lo hicieron en la provincia de Lugo y los dos restantes en A Coruña y Pontevedra.

El Sergas dispone de información en su página web para que los ciudadanos puedan prevenir este tipo de episodios. Así, resalta la necesidad de saber distinguir las setas silvestres comestibles de las susceptibles de ser tóxicas y que, en caso de duda, es mejor no recogerla.

Además, recomienda guardar una muestra en el frigorífico, ya que en caso de intoxicación, los profesionales sanitarios pueden servirse de ella para atajar el episodio.

De este modo, el Sergas invita a no mezclar diferentes tipos de especies en el mismo cesto, no recoger setas después de grandes lluvias o días de mucha agua y no transportarlas en recipientes cerrados o bolsas de plástico para evitar que fermenten.

Las intoxicaciones por ingesta de hongos se dividen, principalmente, en dos tipos: por un lado, aquellas que presentan síntomas prácticamente inmediatos (tres o cuatro horas después de ingerirlas), que suelen provocar náuseas, vómitos, diarrea y dolor de barriga; y que acostumbran a ser de poca gravedad.

Por otro lado están aquellas cuyos síntomas empiezan a notarse ocho o diez horas después de comerlas. En este caso, pese a que suelen provocar las mismas dolencias, son de mayor gravedad y pueden causar daños importantes en riñones e hígado e, incluso, la muerte.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.