El Ayuntamiento de Castellón, a través de la Concejalía de Bienestar Social, ha activado el denominado Protocolo del Frío con el fin de ofrecer ayuda y asistencia a todos aquellos indigentes que no quieren entrar en el albergue y pasan la noche en la calle, según han informado fuentes municipales.

Los transeúntes tienen las opciones de ayuda pero la última palabra siempre es de éstos

Por este motivo, desde el consistorio se han adquirido un total de 50 mantas con el fin de que la Policía Local, al detectar uno de estos casos, les ofrezca dicha manta con el fin de que no pasen frío, según explicó la concejala de Bienestar Social, Carmen Amorós.

Amorós explicó que, tras la llegada de las bajas temperaturas, el consistorio de la capital de La Plana ha activado este protocolo "para que ninguna persona pase la noche a la intemperie sufriendo frío".

No se les puede obligar

Además, la edil explicó que, "aunque el Ayuntamiento de Castellón tiene los recursos necesarios para que ningún transeúnte duerma en la calle, algunas veces éstos no quieren ir al albergue y desde el consistorio, por ley, no se les puede obligar a que lo hagan".

Amorós recordó a este respecto que en estas situaciones tan extremas de pobreza "hay que trabajar siempre desde el absoluto respeto por las personas y ante todo prevalece el derecho a la privacidad, por lo que la Policía Local, los Servicios Sociales o los voluntarios de la Cruz Roja pueden explicarles a los transeúntes las opciones de ayuda pero la última palabra siempre es de éstos".

La concejala de Bienestar Social comentó también que el albergue municipal, gestionado por Cáritas, siempre cuenta con disponibilidad suficiente, "por lo que una persona que quiera ir no se va a quedar en la calle en ningún momento". En este recinto, sus usuarios pueden cobijarse y alimentarse, además de asearse.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CASTELLÓN