Montaña
Imagen del monte Whitney, en Sierra Nevada, Estados Unidos. Cullen328 / WIKIPEDIA

La pérdida de agua de las rocas de la Sierra Nevada de California provocó que la cordillera se elevara 2,4 centímetros de altitud durante los años de sequía de octubre de 2011 a octubre de 2015.

Según un estudio de la NASA, en los dos años siguientes de nevadas y lluvias más abundantes, las montañas han recuperado aproximadamente la mitad de la cantidad de agua en la roca que perdieron en la sequía anterior y han descendido aproximadamente 1,2 centímetros de altitud.

"Esto sugiere que la Tierra sólida tiene una mayor capacidad de almacenar agua de lo que se pensaba anteriormente", dijo el científico de investigación Donald Argus del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, quien dirigió el estudio.

Significativamente se perdió más agua de las grietas y el suelo dentro de la roca fracturada de la montaña durante la sequía y se acumuló durante las precipitaciones intensas que lo que muestran los modelos de hidrología. Argus ha presentado los datos en la conferencia de otoño de la Unión Geofísica Estadounidense en Nueva Orleans.

El equipo de investigación utilizó técnicas avanzadas de procesamiento de datos en 1.300 estaciones de GPS en las montañas de California, Oregon y Washington, recopiladas desde 2006 hasta octubre de 2017. Estos receptores GPS de calidad de investigación se instalaron como parte del Observatorio de límites de placas de la National Science Foundation para medir el movimiento tectónico sutil en las fallas y volcanes activos de la región. Pueden controlar los cambios de elevación en unos pocos milímetros.

El equipo descubrió que la cantidad de agua perdida dentro de la roca de montaña fracturada en 2011-2015 ascendió a 17,3 kilómetros cúbicos de agua. Esta agua es demasiado inaccesible para ser utilizada con fines humanos, pero a modo de comparación, la cantidad es 45 veces mayor que la que usa actualmente Los Ángeles en un año.

El experto en agua del Jet Propulsion Laboratory Jay Famiglietti, que colaboró en la investigación, dijo que el hallazgo resuelve un misterio para los hidrólogos. "Una de las principales incógnitas en hidrología de montaña es lo que sucede debajo del suelo. ¿Cuánto derretimiento de nieve se filtra a través de roca fracturada hacia el centro de la montaña? Este es uno de los temas clave que abordamos en nuestro estudio".