Central Nuclear de Cofrentes
Central Nuclear de Cofrentes EUROPA PRESS

La central de Cofrentes notificó al CSN una parada no programada para inspeccionar las líneas y válvulas del lazo A del sistema de agua de alimentación. El suceso fue detectado en el arranque tras la parada de recarga del mes anterior, detalla el Consejo de Seguridad Nuclear en un comunicado.

En concreto, se trata de un desequilibrio de caudales de agua entre el lazo A y el lazo B del sistema de agua de alimentación que aporta agua a la vasija para producir el vapor necesario para mover la turbina.

Como resultado de las inspecciones, el titular de la central identificó que parte de las piezas de una válvula se habían desprendido. Posteriormente fueron localizadas hasta ser extraídas en el difusor de agua de alimentación de la vasija del reactor.

Con el fin de recabar datos y esclarecer lo ocurrido, el Consejo de Seguridad Nuclear llevó a cabo una inspección reactiva y mantuvo varias reuniones con el titular. Paralelamente, estableció un plan específico para el seguimiento de las actividades llevadas a cabo por el titular, reforzando la inspección habitual en la central.

SIN REPERCUSIÓN

Desde el CSN señalan que los hechos descritos en el suceso notificado "no tuvieron repercusión ni dentro ni fuera del emplazamiento", por lo que -aplicando el manual de la escala INES- se clasifican siguiendo los criterios de defensa en profundidad.

Se trata de un conjunto de niveles que combina un diseño de múltiples barreras para alcanzar el objetivo de eliminar o minimizar los riesgos en caso de que alguno de ellos falle sin suceso iniciador.

Consulta aquí más noticias de Valencia.