Científicos del MIT han logrado crear una planta doméstica que emite luz natural, según han confirmado en su página web. En las primeras pruebas, las plantas apenas brillaban 45 minutos, pero se ha logrado extender hasta cuatro horas. Este procedimiento no implica el uso de una ingeniería genética para crear plantas dotadas de un gen, sino que se basa en la técnica de la nanotecnología.

Los investigadores han creado nanopartículas a partir de luciferina, un compuesto en los animales que emiten luz natural, como las luciérnagas o los peces abisales. Estos componentes no dañan a las plantas ya que se introducen en ella mediante una cámara a presión. Al sumergir la planta en estas nanopartículas de luciferina, el compuesto entra en la planta a través de sus poros y se almacena en sus células, produciendo la sustancia de manera natural.

Este sistema, además, permite introducir otras nanopartículas como una proteína inhibidora de la luciferasa bajo luminosidad ambiental. Este proceso permite a las plantas encenderse a medida que oscurece.