Agentes de la Guardia Civil han detenido a un joven de Vinaròs, empleado de una gasolinera situada en la N-340 a su paso por la población, como presunto autor de los delitos de hurto y estafa continuada, ya que supuestamente se quedaba con parte de la recaudación, según han informado fuentes del Instituto Armado.

Había cargado en cuentas de tres empresas diferentes más de 2.500 euros

La investigación de la Guardia Civil de Vinaròs se inició con motivo de la denuncia presentada por el representante de la gasolinera tras comprobar que algún empleado estaba actuando "de forma irregular".

Dichas acciones fueron detectadas al revisar las facturas expedidas el pasado mes de noviembre ante la reclamación de una empresa de la localidad por unos cobros indebidos.

Desde octubre

De esta forma, se detectó que desde el pasado 21 de octubre se había cargado en cuentas de tres empresas diferentes un total de 2.500,38 euros, en concepto de operaciones de repostaje que nunca llegaron a producirse.

Los agentes de la Guardia Civil comprobaron en las grabaciones realizadas por las cámaras de seguridad que todos los repostajes correspondían al mismo empleado.

Al parecer, el joven seguía siempre el mismo patrón pues, aprovechando el pago en efectivo de un particular, se guardaba el dinero y cargaba el importe en la cuenta en una de las empresas afectadas. Las cantidades oscilan entre los 30 y 65 euros hasta un total de 2.500,38 euros.

Por todo ello, se procedió a la detención de D.B.G., de 25 años y vecino de Vinaròs, al que se le intervinieron en ese momento 58 euros en efectivo, obtenidos presuntamente de forma ilegal, según las mismas fuentes.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CASTELLÓN