Los parlamentarios de la Cámara vasca cobrarán un sueldo mínimo de 67.739 euros en 2008, cifra a la que se le añadirá automáticamente el incremento salarial que se apruebe para los altos cargos del Gobierno autonómico, según acordaron hoy todos los grupos, salvo EHAK, que pidió la congelación de las retribuciones porque son "suficientemente altas".

Por su parte, la presidenta del Parlamento, Izaskun Bilbao, percibirá 95.372 euros, suma a la que también habrán de sumársele las subidas que puedan producirse en el Gobierno vasco.

Públicos por primera vez

Los sueldos de los parlamentarios fueron aprobados hoy
por la Comisión de Urgencia legislativa de la Cámara en una sesión en la que se dio el visto bueno al presupuesto ordinario del Parlamento (34,2 millones de euros) y que, al igual que en años anteriores, se celebró a puerta cerrada. Por el contrario, al término de la sesión, y por primera vez en la historia de la Cámara, ésta hizo públicas sus Cuentas.

Además, y en contra de la opinión de EHAK, que defendió una congelación de sueldos, el resto de formaciones decidió que la equiparación de sus nóminas a los salarios de los altos cargos del Gobierno vasco, medida acordada en 2000, se haga de manera "automática" a partir de 2008.

Otras subidas

De esa forma, a los sueldos de los parlamentarios (67.739 euros, según se contempla en el presupuesto), se les aplicará automáticamente la subida que se apruebe para los directores generales del tripartito. En el caso de los portavoces de cada grupo y a los miembros de la Mesa de la Cámara, aunque su sueldo inicial está fijado en 80.204 euros, está cantidad se verá incrementada en la misma medida en que lo haga el salario de los viceconsejeros. El mismo mecanismo se aplicará al sueldo de la presidenta, que se incrementará en sintonía con el de la vicelehendakari.

Por su parte, EHAK, cuya portavoz, Nekane Erauskin, ofreció una rueda de prensa tras la comparecencia de Bilbao, solicitó durante la comisión la congelación de los sueldos de los parlamentarios. Según afirmó, estas asignaciones ya son "suficientemente altas". Además, denunció que las dietas también registrarán un incremento del IPC.