El investigador español y director del Centro de Salud Internacional del Hospital Clínic de Barcelona, Pedro Alonso, ha anunciado hoy que la primera generación de la vacuna específica contra la malaria se administrará en 16.000 niños africanos menores de cinco años el año que viene.

La vacuna podrá aplicarse a gran escala a mediados de 2008
"Con optimismo y cautela hoy se puede afirmar con cierta seguridad que la primera generación de vacunas contra la malaria se pueda aplicar a gran escala", ha afirmado Alonso.

Lo ha afirmado en rueda de prensa con motivo de la celebración de un simposio organizado por la Fundación Ramón Areces sobre el problema de esta enfermedad en el mundo.

Esta vacuna, ha explicado el investigador comenzará a administrarse a mediados de 2008 en Ghana, Gabón, Kenia, Mozambique y Tanzania, y ya ha sido probada en recién nacidos sometidos a una alta intensidad de la malaria, lo que demuestra que se puede inducir inmunidad protectora