Los dos agentes de la Guardia Civil que fallecieron este jueves a manos de 'Igor, el ruso' (un pistolero serbio muy peligroso) en el campo enttre Albalate y Andorra (Teruel), Victor Romero Pérez y Víctor Jesús Caballero, residían en Alcañiz y, según cuenta este viernes el Heraldo de Aragón, eran muy respetados por sus compañeros de Alcañiz, localidad del Bajo Aragón donde residían.

Victor Romero Pérez era el mediano de tres hermanos, tenía 30 años y era nacido en Calanda, aunque vivía en Alcañiz. Estaba casado y tenía una hija. Su familia se dedica al pastoreo de ovejas y a la ganadería en Sierra de Albarracín, según informa el Heraldo de Aragón.

"Realmente estamos conmocionados. Víctor era un chico muy apreciado en el pueblo y sentimos con mucho dolor su pérdida. Tan solo me queda darle mucho ánimo a toda su familia", dijo el primer edil de Buñuel.

El otro agente de la Guardia Civil es Víctor Jesús Caballero Espinosa. De 38 años y natural de Cádiz llevaba varios años residiendo en Alcañiz. Había empezado trabajando en Teruel, pero se volvió temporalmente a Andalucía. Por motivos personales pidió de nuevo el traslado a la comarca turolense. Fue condecorado el pasado día del Pilar con la medalla del méritos.

Ambos pertenecían al grupo Roca, un equipo contra robos en el campo implantado en 2013 en Teurel para prevenir los delitos en explotaciones agrícolas y ganaderas.

El tercer fallecido es José Luis Iranzo, nieto de José Iranzo 'El Pastor de Andorra', un conocido jotero aragonés. Como él, José Luis Iranzo era ganadero y agricultor. Pertenecía al sindicato agrario UAGA (de Aragón) y a COAG. A sus 39 años, tenía pareja y un hijo. Presuntamente el detenido, Igor el ruso, lo interceptó cuando iba de camino a abrir la masía familiar del Saso. El mismo pistolero abatió a los dos guardias civiles.

Consulta aquí más noticias de Teruel.