El amor ha llegado al Circo Americano de Valencia. Chico, un león de 8 años, se ha enamorado, según sus cuidadores, de una tigresa albina llamada Luigina, y se pasa buena parte de la noche rugiendo en su jaula. Los rugidos de este animal en celo tienen hartos a los trabajadores del circo y a los vecinos de las fincas colindantes, junto al Centro Comercial El Saler, algunos de los cuales se han quejado por no poder dormir por las noches.

Los dos animales se conocieron hace apenas una semana, al coincidir en el Circo Americano. Los leones pertenecen a un domador inglés y los tigres a uno italiano, por lo que no se habían visto antes.

Los cuidadores se han visto obligados a acercarlos para alejar la jaula del macho de las edificios.
Así, mientras el resto de animales está durmiendo,
Chico y Luigina se pasan buena parte de la noche despiertos. Este hecho, provoca que al llegar el día los dos tortolitos estén cansados y tomando el sol. Incluso a Chico le cuesta trabajar en el circo.

 

Chico y Luigina aún no han tenido ningún contacto físico, pero sus cuidadores se han visto obligados a acercarlos, entre otras cosas para alejar la jaula del macho de las edificios. Los domadores están estudiando qué hacer, ya que se trata de dos especies distintas, si bien tienen pensando acercarlos antes de marcharse de Valencia.