Las excavaciones que se realizan en la Plaza Porticada han sacado a la luz el mayor tramo que se conoce de la muralla medieval de Santander y la Puerta del Mar, según anunciaron el concejal de Cultura, César Torrellas, y el responsable de las excavaciones y Catedrático de la Universidad de Cantabria (UC), José Manuel Iglesias.

Este hallazgo supone la recuperación de parte del edificio conocido como 'Puebla Nueva'

En concreto, la parte de la muralla que se ha excavado data de finales del siglo XIII tiene como 2,02 metros de anchura en su parte superior y 2,30 metros en la base.

Su trazado es recto, con 21 metros de recorrido y una altura máxima de 3,50 metros. En la parte más hacia el Norte se ha descubierto lo que se conocía como la Puerta del Mar, y es posible percibir el quicio de la puerta donde se situaba el gozne de esta puerta, que separaba la muralla del mar y por donde entraban los productos objetos del comercio.

"Ocasión histórica"

El catedrático de la UC, José Manuel Iglesias, destacó que este hallazgo es una "ocasión histórica para Santander", al suponer la recuperación de parte del espacio conocido como Puebla Nueva de la ciudad y cuyos restos desaparecieron con el incendio de 1941.

La Puebla Vieja abarcaba lo que era la parte antigua de la ciudad, en el entorno de la Catedral. Al otro lado de la calle Calvo Sotelo, ocupada entonces por una ría, se configuró la Puebla Nueva cuando comenzó la expansión de la villa medieval en torno al Puerto.

La muralla que protegía la ciudad subía desde la calle San José, para recorrer la calle Santa Clara, bajar por Francisco de Quevedo y la travesía del Cubo y finalizar de nuevo en la Plaza Porticada o de Velarde.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER.