Irene Montero, durante su intervención en el Congreso
Irene Montero, durante su intervención en el Congreso. EFE

La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, Irene Montero, protagonizó este miércoles una curiosa anéctoda con motivo de unas declaraciones realizadas con motivo del traslado a Aragón de las 44 obras de arte del monasterio de Sijena que permanecían en el Museo de Lleida, según publica El Huffington Post.

"Esos bienes tendrían que estar donde deben estar. Creemos que son bienes que estaban en Aragón, si no me equivoco, que son propiedad o deberían serlo, y por tanto pensamos que deben de estar ahí", dijo Montero.

La contundencia de la respuesta de la diputada de Podemos sorprendió a los propios periodistas que en ese momento cubrían sus declaraciones. Hasta tal punto de que una redactora de La Sexta hizo notar a la dirigente podemita lo inapropiado de sus palabras justo en medio de la campaña electoral catalana. "Nos ha sorprendido", le dijo la periodista. "No sé, porque con las elecciones catalanas decir esto...", añadió la periodsita Esther Redondo, siempre según el citado medio.

La diputada cayó rápidamente en la cuenta de que sus palabras podían no caer bien en el seno de su propio partido. "Pues a lo mejor la he cagado y me dicen a mí mis compañeras en qué la he cagado", contestó Montero entre risas, abrazando a una persona de su equipo y tratando de cambiar de tema con los periodistas.

Tras acabar el canutazo o ronda de declaraciones políticas, y cuando ya se marchaba junto a sus asesores, la diputada y portavoz parlamentaria de la formación morada preguntó a su equipo: "¿La he cagado?".