El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha asegurado que, a efectos de seguridad vial, " está claro que un coche nuevo es más seguro que uno antiguo y hay que hacer todo lo posible para retirar los coches de más de diez años".

Navarro ha hecho estas declaraciones en el Congreso de los Diputados antes de comparecer en la Comisión de Seguridad Vial para hacer balance de las actuaciones en esta materia durante esta legislatura.

El director de la DGT aseguró que "es incuestionable" que hay que mejorar las condiciones de seguridad activa y pasiva de los vehículos con la retirada de los coches más antiguos aunque no quiso valorar la decisión aprobada por el Gobierno de retirar el Plan Prever (ayudas para el achatarramiento de vehículos) a finales de este año.

Según Navarro ha habido reuniones en el sector y el ministro de Economía y Hacienda y el de Industria y hubo acuerdos, aunque ahora parece que hay algunos puntos que "no están claros" aunque yo "no tengo nada que decir".

Si me preguntan exclusivamente desde el punto de vista de la seguridad vial, ha añadido Navarro, "los coches nuevos son más seguros que los antiguos y esta es de alguna manera nuestra bandera". En este tema inciden muchos factores, uno de ellos es que cada vez circulan más vehículos de segunda mano, porque "el colectivo de inmigrantes ha animado a ello".

Sobre el nuevo impuesto de matriculación -denominado coloquialmente "tasa verde"- que entrará en vigor el próximo mes de enero y que grava a los vehículos según sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) ha asegurado que se persiguen criterios medioambientales frente a los que se tiene en cuenta políticas fiscales, aunque ha puntualizado que es verdad que la seguridad vial va ligada a temas medio ambientales.