Morgan Spurlock
El cineasta y documentalista Morgan Spurlock, en una imagen de archivo. GTRES

El cineasta Morgan Spurlock, autor y protagonista del conocido documental Super Size Me, ha confesado en un comunicado haber sido autor de abuso y acoso sexual y ha hecho un alegato en contra del problema del acoso a la mujer, en medio de la tormenta de acusaciones y denuncias por este delito que se extiende por la industria del entretenimiento.

"Mientras  me siento y miro a héroe tras el héroe, a hombre tras hombre, caer por sus pasadas indiscreciones, no me pregunto quién será el siguiente, me pregunto, '¿cuándo vendrán a por mí?'", escribía el documentalista en un mensaje en sus redes sociales.

"He llegado a entender después de meses de estas revelaciones, que no soy un espectador inocente, también soy parte del problema", reflexionaba el cineasta, que "como alguien que ha construido una carrera en torno a la búsqueda de la verdad", es hora de que "yo también sea sincero. Soy parte del problema", insistió.

Spurlock confesó que en sus años de universidad tuvo sexo con una chica que estaba borracha, aunque aseguró que sólo se dio cuenta de que aquella relación no fue consentida cuando la joven escribió una narración para clase en la que hablaba de que había sido violada. Además, Spurlock cuenta que un comentario suyo hizo que una empleada dimitiera, después de que él la llamara "pantalones calientes" o "pantalones de sexo".

 Aquella empleada regresó tiempo después y exigió dinero a Spurlock a cambio de su silencio, según asegura el documentalista: "Siendo yo quién era, era lo último que quería, así que pagué. Pagué por la tranquilidad. Pagué por su silencio y cooperación. Sobre todo, pagué para poder seguir siendo quien era. Soy parte del problema", reflexionaba.

Morgan Spurlock también confesaba haber sido infiel "a cada esposa y novia que he tenido". "Miraba a cada una de ellas a los ojos y proclamaba mi amor y luego tenía sexo con otras personas a sus espaldas. Las lastimé. Y lo odio. Pero eso no me hizo parar", revelaba.

"La peor parte es que soy alguien que constantemente lastima a los más cercanos a mí. Desde mi esposa, mis amigos, mi familia a mis compañeros de trabajo. He ayudado a crear un mundo de falta de respeto a través de mis propias acciones ", decía el documentalista, antes de afirmar que "soy parte del problema. Todos lo somos. Pero también soy parte de la solución. Al reconocer y admitir abiertamente lo que hice para avanzar en esta terrible situación, espero potenciar el cambio dentro de mí mismo".

Morgan desveló además que siendo niño él mismo sufrió abusos sexuales, algo que sólo le contó a su primera esposa.